100.000 roscones de los obradores artesanales vallisoletanos esperan convertirse en los Reyes de la fiesta

Javier del Caño, presidente de los Confiteros, dice que cada vez es más frecuente que se compren durante la Navidad y no solo en Reyes.

Cerca de 100.000 roscones artesanos, salidos de los obradores de las confiterías de Valladolid, endulzarán a los vallisoletanos la Fiesta de los Reyes Magos. El roscón, poco a poco, se ha ido convirtiendo en la estrella de los dulces navideños a la altura de turrones, mazapanes y polvorones.

 

El presidente de la Asociación de Confiteros de Valladolid, Javier del Caño, calcula que de los obradores artesanos saldrán 100.000 de estos dulces y dice que aproximadamente se podrán adquirir otros 100.000 en grandes superficies, procedentes de obradores industriales. Del Caño cree que, poco a poco, el roscón se ha ido desestacionalizando.

 

Si antes solo se consumía en la Fiesta, ahora ya se adquieren durante las vísperas, incluso en Nochevieja, como un buen postre para comidas y cenas. No obstante, la fecha estrella sigue siendo la del 5 de enero.

 

La mayor parte, “siete u ocho de cada diez” están rellenos, normalmente de nata y de crema y no puede faltar la sorpresa y el haba, para coronar al Rey de la casa o, por el contrario, ser el que tenga que pagar el pastel.