Juan carlos lopez original

Recetas para educar

Juan Carlos López
Entusiasmo por la educación y por la vida

Actividades extraescolares

… Sin pasarse y con cabeza.

 

Llegado el comienzo de curso comenzamos a organizar nuestra vida y la de nuestros hijos. Y después de las clases, pensamos qué pueden hacer nuestros hijos por la tarde.

 

Hasta los mismísimos

Pues sí, por más que he querido suavizar el título, no he podido, ¡¡¡hartos!!!, es como estamos los maestros. Me voy a presentar por si alguien quiere encuadrar mi opinión. Soy maestro, he ejercido durante 24 años, licenciado en Ciencias de la Educación y Doctor en Pedagogía, autor de 17 libros sobre educación y un porrón de artículos y conferencias sobre el respecto, y sobre todo soy un enamorado de la educación, de los que se sienten privilegiados, ahora que saben quién soy, ahí va mi opinión.

¿Mi amigo Internet?

Pues sí, Internet y las nuevas tecnologías pueden convertirse en nuestro amigo, o en  nuestro enemigo. Dependerá de su uso.

UN 10 PARA GASOL, SUSPENSO LA SELECCIÓN

Pau gasol detail

Reconozco que no entiendo de Baloncesto, a pesar de los esfuerzos de Felix Angel Carreras, por ilustrarme en el tema, pero creo que de niños , adolescentes y educación tengo algo de idea.

Yo no soy un trabajador de la enseñanza.....

Maestro detail

Yo soy un MAESTRO. Realizo una labor social, o para la sociedad, a través de personas: mis alumnos; siendo un poco utópico y optimista, creyendo que puedo hacer algo contra la genética y el propio ambiente, para mejorar la formación de mis niños, o que a menos debo intentarlo.  

'Palabras envenenadas'

Las “palabras envenenadas” son palabras que utilizamos los padres y educadores con nuestros hijos, muchas veces sin pensarlas y que causan un daño inmediato y otras veces un perjuicio futuro. Tienen relación con lo que los psicoterapeutas llaman “mandatos”, que no son más que ordenes inconscientes que van a condicionar la vida futura del niño o persona.

Olor a hogar

Hogar1 detail

Me encantan las casas que huelen a hogar, que se levantan por la mañana y aún sin romper el silencio, se dan los buenos días con un beso o un abrazo. Que para despertar a los más pequeños, lo hacen con cariño, acurrucándose en su cama.

Desde mi aula

 aula %281%29 detail

Mi aula es mi atalaya. Desde ella tengo una buena perspectiva de la enseñanza, rica, variada y sobretodo real, teniendo en cuenta que mi aula unas días la componen alumnos de 3, de 4, o de 5  años, en otras ocasiones, disfruto de 20 alumnos de 12 años preadolescentes y otras veces cuento con aulas de 5 alumnos de todas las edades juntos (entre 3 y 12 años). 

Lo más

Últimas noticias