CINCO MINUTOS
Cyl dots mini

"Punto y coma"

Artículos relacionados con el mundo de la política, la crítica a determinados temas, experiencias vividas por el autor y actualidad en general.

CINCO MINUTOS

Tt detail

El cambio de criterio siempre ha estado a la vanguardia del paso del tiempo. Hay quien cambia de opinión para hacerse con un puñado de votos, aunque ayer observé que la reconsideración de posturas también es viable en cultura, no solo en política. Y la pena que me da es cada vez más grande.

 

Fernando Trueba está apareciendo más en los medios de comunicación por sus palabras que por sus trabajos, que ya es triste. Hace más de un año declaró que ‹‹nunca me he sentido español, ni cinco minutos de mi vida››, cuando recibió el Premio Nacional de Cinematografía 2015. Esta semana se estrenaba –estrellaba– su nueva película, La Reina de España, y la bofetada en taquilla ha sido supina. Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero en este caso no ha soplado con la fuerza suficiente para desplazarlas del sentimiento ofendido del público.

 

Ayer Trueba reaparecía con Susanna Griso en su programa matinal, donde la transformación del sentir, el patriotismo y el amor afloraron desde lo más adentro de su vergüenza –si es que la tiene–: ‹‹soy español, amo mi país y vivo aquí por elección››. No sé a qué se debe este arrebato de cariño desmedido por un país que le ha dado todo y él ha manchado con palabrería absurda. Claro que ha hecho muchas cosas por España, pero él solo se ha encargado en desacreditarse y colocarse en el lugar no adecuado.

 

Supongo que la vida de Trueba se cuenta en minutos –en cinco concretamente–, en los que su sentimiento se va alterando en función del lugar, momento y consecuencias. Cinco minutos español para que el Ministerio subvencione, cinco minutos español para aumentar la audiencia, cinco minutos son lo que me sobran a mí para verle el pie del que cojea.

 

Saúl N. Amado

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: