Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Silenciando Whatsapp

Tecno whatsapp detail

He silenciado WhatsApp. Empecé hace dos semanas silenciando los grupos más activos. Empecé con el tiempo mínimo que la aplicación me permitía seleccionar: 8 horas. Y me gustó. Así que repetía cuando finaliza el período de silencio. Pero he de reconocer que cuando me llegaba algún mensaje, al terminar las ocho horas, me sobresaltaba y me fastidiaba. Pero un buen día me fijé que podía silenciarlos durante más tiempo. Una semana me pareció poco, así que ahora tengo todos los grupos silenciados un año entero. Y mi confinamiento ha mejorado sustancialmente.

 

Si en algo coinciden los expertos en gestión del tiempo y productividad personal es en que las interrupciones son (casi) lo peor que te puede suceder en la vida. Cuando estás concentrado en la realización de una tarea, una pequeña distracción provocada por el aviso de un email, una llamada de teléfono, alguien que te comenta algo… provoca que tu atención se desconecte de lo que estás haciendo y preste atención a lo nuevo. Las consecuencias negativas no solo se derivan de romper el estado de concentración sino en el coste que supone volver a concentrarte y tener que comprobar pasos dados anteriormente. «¿Por dónde me llegaba?». Y es que las interrupciones no las eliges tú, no ocurren cuando te vienen bien, no las puedes planificar, por lo tanto lo único que puedes hacer es minimizarlas al máximo.

 

Quizá estés pensando que estas prácticas de desactivar las comprobaciones automáticas de la llegada de emails para que no te avise cada vez que llega uno, es algo reservado para los momentos de trabajo y que en este confinamiento hay personas que no están trabajando, sino que están en casa (como tiene que ser) esperando a que la situación mejore. Y tienes razón. Pero solo en parte. Evitar interrupciones como las que provoca el aviso del email o del WhatsApp, en mi caso, es algo muy recomendable no solo mientras uno trabaja, sino siempre. Porque siempre, en cualquier momento de tu vida, estarás haciendo algo que requiera tu atención y esas pequeñas interrupciones te están distrayendo de tu objetivo.

 

Si estás viendo la televisión, si estás leyendo, si estás haciendo la comida, si estás comiendo, si estás teletrabajando, si estás dando un abrazo a tu hijo, si estás hablando con tu pareja, si estás contando un chiste, si estás viendo una serie, si estás echando una cabezadita, si estás haciendo la lista de la compra, si estás escuchando música, si estás tocando la flauta, si estás pensando en algo… esa pequeña interrupción siempre te distraerá y te apartará de tu objetivo.

 

Otra opción es escuchar el sonido característico de la llegada de un mensaje y no coger el móvil. Sí, eso es posible, pero creo que todos hemos desarrollado cierto condicionamiento por la recompensa que obtenemos obedeciendo a ese sonido característico. Así que, en mi opinión, mejor evitar la tentación.

 

No soy de tener muchos grupos de WhatsApp. En concreto solo tengo diez. Y digo «solo» porque me consta que muchas personas tienen multitud de grupos diferentes. Al menos es lo que afirman cuando les pregunto. Así que no puedo ni imaginar la cantidad de interrupciones en están soportando constantemente. Y más aún en estos días que el consumo de datos se ha elevado tanto.

 

Y ojo, no se trata de estar desconectados. Se trata de elegir cuándo conectarte. Sí, miro los grupos de WhatsApp, pero yo decido cuándo hacerlo. Y lo hago cuando me viene bien, cuando no me interrumpo. Lo hago cuando quiero hacerlo.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: