POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL CAMBIAR LA CULTURA DE UNA EMPRESA
Cyl dots mini
Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

POR QUÉ ES TAN DIFÍCIL CAMBIAR LA CULTURA DE UNA EMPRESA

Cultura empresa detail

Las empresas son las personas que trabajan en ellas. Y por lo tanto son esas personas las que crean la cultura de la empresa en la que trabajan.

Algunas personas, directivos sobre todo, piensan erróneamente que la cultura de una empresa la crean los papeles. Concretamente los papeles que se cuelgan en las paredes. Esos papeles que encontramos en los vestíbulos de las empresas en las que se pueden leer la misión, la visión y los valores de la compañía. Esos papeles que costaron cuatro días redactar al equipo directivo y a un consultor encerrados en un hotel. Escritos con la pretensión de que automáticamente se conviertan en la cultura organizativa (quizá por contagio o quizá por algún tipo de iluminación celestial derivada del texto escrito).

 

Antes de 2008 en la gran mayoría de las empresas podía leerse en esos papeles que sus recursos más valiosos eran las personas. Uno no se deshace de sus recursos más valiosos cuando las cosas se ponen feas, más bien se apoya en ellos para que las cosas vayan mejor. No por poner valores, principios e ideas en un papel significa que nos lo creamos, ni tampoco significa que vayamos a actuar coherentemente con ellos.

 

La semana pasada tuve la ocasión de charlar con dos profesionales sobre el cambio cultural en las empresas. Y ambos me preguntaban lo mismo: “¿se puede cambiar la cultura de una empresa?”. Andan esas dos empresas implantando Lean, con el cambio cultural que supone, y mis dos interlocutores se habían dado cuenta de que el éxito o el fracaso de su implantación iba a depender de las personas (igual que la implantación de cualquier sistema). Porque efectivamente las empresas son las personas que trabajan en ellas.

 

Y precisamente son esas personas son las que construyen la cultura de la empresa. Son sus comportamientos los que configuran la cultura de una organización. Cómo actúan en las reuniones, cómo actúan con los compañeros, cómo actúan con los clientes, cómo actúan en su trabajo…

 

Puede ser que uno de los valores de la empresa sea el trabajo en equipo, pero si cada vez que surge un problema se busca el culpable del departamento de al lado, no hay cultura de trabajo en equipo en esa empresa. Y puede ser que otro de los valores sea la orientación al cambio, pero si cada vez que hay una modificación de un procedimiento en la sala de descanso se oyen continuas críticas a esa modificación, no hay cultura de orientación al cambio. También puede ser que haya un valor que alienta a la comunicación clara entre las personas, pero si entre los jefes ni siquiera se hablan, es evidente que no hay cultura de comunicación.

 

Es difícil cambiar la cultura de una empresa porque es difícil cambiar los comportamientos de las personas. Fundamentalmente porque son costumbres. Son hábitos adquiridos en muchos casos durante años y que para cambiarlos la propia persona ha de esforzarse para conseguirlo. Conozco casos en los que en un pasado no muy lejano se han reforzado comportamientos que ahora se castigan y son los comportamientos contrarios los que se potencian. Por ejemplo, el responsable de un equipo que hace años se le enseñó que tenía que mandar sin pedir opinión, incluso de manera coercitiva, para que la gente hiciera lo que tenía que hacer, ahora se le dice que tiene que comprometer a las personas con educación y respeto, pero no imponer.

 

Las empresas con las personas que trabajan en ellas. Y sus comportamientos son los que crean la cultura. Es realmente difícil cambiar la cultura de una empresa porque para ello hay que cambiar los comportamientos de las personas, sus hábitos y sus costumbres. Es difícil, aunque no imposible. El cómo hacerlo quizá sea tema para otro artículo.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Raúl García 17/10/2018 20:19 #2
Hola Roberto, gracias por tu comentario. Efectivamente el postureo existe en todos los ámbitos de la vida. Por supuesto que habrá un artículo de continuación. Saludos.
Roberto Serna 02/10/2018 15:54 #1
Hola Raúl. Fantástico artículo. Como bien dices, las personas son el recurso más importante, pero en una empresa donde se ejerza un liderazgo auténtico. Cuando el liderazgo es de posición se delatan las escasas competencias y voluntades de los directivos. Pura desorientación. Prepara el siguiente artículo sobre este tema cuando puedas. Un saludo!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: