Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Lo que estoy aprendiendo en clase de inglés sobre la formación presencial

Aula vacia valladolid detail

El post de Raúl García en Tribuna de Valladolid.

Soy un mal alumno, lo reconozco. Sí, soy de esos que habla con los compañeros cuando no debe, que cuchichea con el de al lado cuando la profesora está explicando o aprovecha que está de espaldas escribiendo en la pizarra para ponerme a ojear el libro. Actualmente asisto a clases de inglés dos veces a la semana en la Escuela Oficial de Idiomas y confieso que me podría portar mejor, ser un alumno ejemplar. Pero quizá por eso son cuatro horas a la semana en las que realmente disfruto, en las que desconecto de todo y me divierto tratando de usar la lengua de Shakespeare de la manera menos incorrecta posible. Participar en esas clases presenciales como alumno me han permitido corroborar muchas de las claves de la formación presencial que tengo en cuenta cuando imparto formación en las empresas. Y hoy quiero compartir contigo dos de ellas.

 

La primera clave son los participantes, antes incluso que el formador, la metodología o los contenidos. Un grupo de participantes apático o, incluso peor, negativo puede echar por tierra la que puede ser a priori la mejor sesión presencial. Y tampoco hacen falta muchas manzanas podridas para pudrir todo el cesto. Dos o tres participantes de quince pueden llevar al traste la sesión. Dar formación a un grupo motivado, implicado, que hace preguntas, que exige al formador y le exprime para sacarle todo lo que sabe y más, es fantástico. Tanto para el formador como para los propios participantes.

 

Otra responsabilidad de los participantes es el clima en el aula. Es fundamental que en el aula exista un clima de confianza. Una confianza que permita mostrarte vulnerable sin temor a quedar en ridículo. Para que cuando cometas equivocaciones (necesarias para ser corregido adecuadamente), no haya risitas, ni comentarios burlones, ni miradas censoras. Vamos al aula a aprender y en el proceso de aprendizaje se cometen equivocaciones. Y por el bien del aprendizaje es necesario que se cometan en un entorno amigable. Aquí se debe cumplir con la famosa máxima que dice “lo que pasa en el aula, se queda en el aula” (bueno, la máxima original no hace referencia al aula, pero se puede aplicar igual).

 

La segunda de las claves es el contenido y metodología de las sesiones formativas presenciales. Lo que ocurra en el aula debe ser algo que el alumno no pueda hacer en su casa él solito. Eso se resume en una palabra: entrenamiento. El aula debe ser el lugar donde los alumnos practiquen y entrenen habilidades y destrezas. Por varias razones: tienes sparrings con los que practicar (ya sea una conversación en inglés o técnicas de comunicación para gestionar un conflicto), al practicar con otras personas éstos pueden adoptar un rol que permita simular situaciones reales (con lo que el aprendizaje es más profundo y significativo), aprendes de los demás (porque de todo el mundo se aprende)... Pero la razón fundamental para entrenar en un aula es que tienes delante a un experto que te va a corregir inmediatamente, te va a hacer consciente de tu error, te va a explicar porqué es un error y lo más importante, te va a decir cómo hacerlo correctamente.

 

Las clase de inglés a las que asisto en la Escuela Oficial de Idiomas me están sirviendo para corroborar estas y otras claves de la formación presencial y también, evidentemente, para mejorar mi inglés. Y mucho. Sé que mi esfuerzo es una de las causas de esa mejora, pero soy consciente de que los fantásticos compañeros con los que comparto esas cuatro horas semanales de inglés, en las que practicamos y entrenamos casi hasta caer extenuados, tienen también mucha culpa. ¡Gracias compañeros!

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: