Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

La vida es bella

Cuarentena detail

Recuerdo un viejo chiste que dice: dos amigos se encuentran por la calle y uno le pregunta a otro: ¿Qué tal estás? Y el otro contesta: ¿Comparado con quién? Toda situación es más o menos grave, más o menos divertida, más o menos difícil, más o menos aburrida, más o menos compleja… dependiendo de con qué la comparemos.

 

Estamos viviendo días difíciles de confinamiento e incertidumbre. Días difíciles en los que muchas personas trabajan duro. Días difíciles en los que personas que conocemos, personas queridas e incluso familiares, nos dejan de una manera solitaria, de la manera en la que jamás deberían haberse ido.

 

Pero al igual que un aguilucho no sabe si va a ser capaz de echar a volar hasta que no se lanza al vacío desde el nido, el ser humano no es consciente de lo que es capaz de aguantar hasta que no se ve en una situación extrema. Muchos han hablado en el pasado de la resiliencia desde el sofá de su casa, sin haber sufrido envites realmente duros en su vida, teorizando sobre cómo salir fortalecidos de situaciones que simplemente leyeron, imaginaron o les contaron. Estos días todos estamos teniendo experiencias cercanas de dolor, angustia, sufrimiento, cansancio y desaliento. «Lo que no te mata te hace más fuerte» maldita razón que tiene la maldita frase. Me da que de esta, muchas personas van a salir con un máster en resiliencia.

 

No me puedo imaginar qué hubiera ocurrido estos últimos meses en el mundo si no existiera internet. Probablemente la pandemia hubiera arrasado, como muchas otras pandemias en la historia de la humanidad. Pero la verdad es que internet, las redes sociales, los servicios de televisión en streaming… están logrando que este confinamiento en casa resulte más amable. Estar en contacto con las personas que quieres y poder hablarles y verles la cara, muchas veces te alegra el día o al cuando menos es el respiro de la jornada.

 

Muchas recomendaciones ha habido estos días sobre películas o series apocalípticas de virus letales y contagios masivos. Pero he de reconocer que ese género no me va. Para darme ánimos esta semana he visto «La vida es bella». Una preciosa película que en estos tiempos se entiende mucho más como un drama con detalles cómicos, y que es un brutal ejemplo de cómo el ser humano es capaz de sufrir lo inimaginable si tiene un motivo para sobrellevarlo. Y más allá de esa lectura, mi entusiasmo por esa película se basa en que es el manual perfecto para los padres que estamos recluidos junto con sus hijos estos días en casa. Porque a pesar de que Guido, el simpático protagonista, se empeña en seguir las enseñanzas que su amigo Ferruccio le transmite sobre Schopenhauer y el poder de la voluntad, el filósofo que sigue a pies juntillas es a Epícteto. Este filósofo griego afirmó que: «no nos afecta la realidad, sino cómo la interpretamos».

 

En realidad lo que hace Guido es inventar una realidad paralela para su hijo. Tiene la capacidad y la valentía de, a pesar de conocer perfectamente qué es lo que ocurre a su alrededor como varias escenas lo demuestran, no hundirse; sino regalarle a su hijo su sonrisa y su ingenio para no hundirle a él. Hasta el final, caminando como un soldadito de plomo sólo para verle sonreír por última vez.

 

La vida es bella es una gran película que desvela de lo que es capaz el ser humano, tanto de lo peor como de lo mejor. Y esa gran verdad no se nos debería olvidar jamás.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: