Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

El problema de la cultura del no esfuerzo

Esfuerzo detail

El blog de Raúl García en Tribuna Valladolid.

Hace varios años tuve una conversación de café muy interesante con uno de los participantes de un curso que impartía. Para poner ese diálogo en contexto diré que era una formación dirigida a los mandos de producción de una fábrica que acababa de empezar, no hacía ni dos meses que estaba en funcionamiento. Esta persona me empezó contando que él venía de la construcción (ya podéis imaginar más o menos cuántos años hace de esta anécdota), y que estaba realmente sorprendido por cómo sus compañeros, la mayoría jóvenes y sin ninguna experiencia laboral, se quejaban de ciertas situaciones. Por ejemplo, me decía que él veía como un lujo tener un vestuario con duchas y agua caliente, porque en la obra en la que trabajaba tenía que lavarse en los charcos del suelo.

 

Las experiencias que hemos tenido en el pasado nos enseñan y nos influyen en el presente. Depende de a qué estemos acostumbrados, así construimos nuestras expectativas y valoramos lo que tenemos. Si nos acostumbramos a tener duchas con agua caliente en el trabajo, si cambiamos de trabajo y no las tenemos, probablemente no nos siente nada bien. Y si no estamos acostumbrados a tener duchas con agua caliente y algún día las tenemos, entonces estaremos encantados y felices de la vida. Así es como funcionan las expectativas, resumidamente.

 

Según la Teoría de las Expectativas de Víctor Vroom, que una persona se esfuerce por conseguir una recompensa depende directamente de 3 factores:

  1. El valor de la recompensa: es un valor subjetivo, ya que lo que puede ser una valiosa recompensa para alguien, para otra persona puede no ser una recompensa en absoluto. Por ejemplo, para una persona asistir a un curso de formación puede ser algo muy gratificante y para otra un castigo terrible.
  2. La cantidad de esfuerzo que hay que hacer para conseguir la recompensa: si la persona estima que la cantidad de esfuerzo que tiene que hacer es demasiada, entonces ni siquiera intentará lograr la recompensa. Si en cambio cree que es muy poco el esfuerzo que necesita lo más seguro es que se esfuerce para conseguirlo.
  3. La probabilidad de lograr la recompensa realizando ese esfuerzo: hay situaciones en las que uno está seguro de que si realiza el esfuerzo estimado en el punto anterior, conseguirá la recompensa. En cambio hay otras situaciones que no está tan claro, yo diría que la gran mayoría de las situaciones de la vida: que te esfuerces no te asegura el éxito.

 

Muchos pensamos que habituarnos a conseguir las cosas que queremos sin esfuerzo, tiene consecuencias negativas a futuro. Es un tema de conversación bastante habitual cuando se habla sobre la educación de los hijos. Muchos padres piensan que si les dan a sus hijos todo lo que quieren y sin realizar ningún esfuerzo, se convertirán en unos consentidos y en unos adultos con una muy baja tolerancia a la frustración.

 

Y tienen razón, porque cuando recibimos lo que queremos sin esfuerzo, estamos aprendiendo que las recompensas valiosas (primer punto de la Teoría de Vroom), no requieren ningún esfuerzo (segundo punto) y, por lo tanto, siempre debemos conseguirlas (la probabilidad es del 100% al no requerir ningún esfuerzo por nuestra parte).

 

El problema de la cultura del no esfuerzo es que crea personas que se piensan merecedoras de todo lo que desean con solo pedirlo. Personas irritables e incapaces de solucionar problemas porque están convencidos que la vida debe ser fácil. Crea personas que piensan que tienen que obtener todo lo que quieren y para ello exigen y ordenan que se satisfagan sus deseos. Personas que piensan que cualquier dificultad es demasiado horrible como para soportarla.

 

El problema de la cultura del no esfuerzo es que crea personas incapaces de ser auténticos profesionales y eso a futuro es un grave problema.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: