Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

El nudo gordiano o cómo hacer que las cosas sucedan

Alejandro magno detail

El blog de Raúl García Díaz en Tribuna de Valladolid.

 

Si hay un personaje histórico que me ha fascinado siempre, ése ha sido Alejandro Magno. Incluso hace bastantes años hice una propuesta a una empresa para desarrollar a su equipo directivo basada en la vida de Alejandro Magno, una pena que no la aprobaran. Desde muy joven empecé a leer sobre él y, aunque no me considero ni mucho menos un experto en el personaje, conozco muchos pasajes de su vida (muchos de ellos leyendas). Mi favorito es el de su encuentro con el nudo gordiano. Corría el año 333 antes de Cristo cuando Alejandro llegó a Gordio. Comenzaba la conquista de Asia Menor, un año después de la mítica batalla sobre el río Gránico, donde Clito salvó su vida y mucho antes de sus conquistas en Egipto y Asia.

 

Cuenta la leyenda que cuatrocientos años antes del nacimiento de Alejandro, el Oráculo de Frigia anunció que un día llegaría por la puerta Este de la ciudad un hombre y que un cuervo se posaría en su carro. El oráculo predijo que ese hombre sería su verdadero rey. Un tiempo después Gordias, un pastor, llegó por la puerta Este y un cuervo se posó en el yugo de su carro de bueyes. Gordias fue coronado rey. Cuando intentaron desatar el nudo que unía el yugo al timón del carro no pudieron, el Oráculo predijo entonces que el que lograra desatar el nudo sería el dominador de toda Asia.

 

Alejandro conocía la leyenda y, antes de empezar su conquista del imperio persa, decidió  desatar el nudo y de esta manera hacer que se cumpliera la profecía (o convencer a sus seguidores de que iba a lograr  conquistar Asia). El nudo gordiano no era un nudo cualquiera, no tenía extremos visibles y estaba hecho con cuerda de cáñamo (según cuenta la leyenda). Alejandro parece ser que sudó la gota gorda intentando deshacer el maldito nudo. Lo intentó una y otra vez sin éxito. Los que estaban allí presentes, las tropas de Alejandro, se empezaron a impacientar mientras Alejandro seguía en su empeño, sin lograrlo. Hasta que decididamente sacó su espada y cortó el nudo por la mitad. Después alzó victorioso la cuerda de cáñamo cortada y anunció que Asia era suya. Todos sus seguidores le aclamaron.

 

En el mundo existen dos tipos de personas: las que esperan pasivamente a que las cosas ocurran y las que hacen que las cosas ocurran. Alejandro Magno supo, durante toda su vida, hacer que las cosas sucedieran. Desde luego conquistar un inmenso territorio desde Grecia hasta la India requiere esa capacidad. Pero lo más interesante es que lo consiguió con inteligencia. En los tiempos que vivimos hay personas que quieren que las cosas cambien, es cierto, pero piensan que la revolución y la radicalización es el único camino. Alejandro fue capaz de conquistar todo el imperio persa porque entendió la cultura de cada uno de los territorios que conquistó y, como buen estratega en la batalla y fuera de ella, logró negociar adecuadamente con sus gobernantes y sus habitantes.

 

Tener los objetivos claros es necesario para conseguir que las cosas sucedan. Escuchar, comprender y negociar de manera inteligente son habilidades fundamentales para lograrlo. Ya que conseguir que las cosas sucedan no solo depende de nosotros, sino de muchas otras personas. Lograr entender esto es una de las claves para llegar a ser un gran profesional en el trabajo y ser una gran persona en la vida.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Raúl García 15/09/2020 20:49 #2
#1 Desde luego todo tiene que estar alineado: cultura, estrategia, valores, competencias... Gracias por tu comentario y por leerme, José María. 😊 👍🏻
José Maria 19/08/2020 17:21 #1
Es importante pues conocer la cultura de una empresa antes de implantar una estratégia? Puede haber una estrategia incompatible con la cultura de una empresa. Excelente artículo Raúl

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: