Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

Desarrolla tu… capacidad de autocrítica

Teletrabajo detail

Bienvenido una semana más semana a la propuesta de un ejercicio práctico para el desarrollo de tus competencias. Esta es ya la quinta semana, por lo tanto el quinto ejercicio, y hoy te propongo un ejercicio para trabajar una competencia interesante: la Capacidad de Autocrítica.

 

La Capacidad de Autocrítica puede definirse como la habilidad para enjuiciar y examinar el propio comportamiento utilizando criterios externos e internos. No sé porqué esta competencia me acaba de recordar el diálogo que mantienen Carmen Sternwood (Martha Vickers) y Marlow (Humphrey Bogart) en el clásico del cine titulado «El Sueño Enterno», cuando ella le dice: «Es usted guapo» y él rápidamente contesta: «Y cada minuto que pasa lo soy más». En fin…

 

El objetivo del ejercicio práctico es ejercer la autocrítica mediante la utilización de criterios internos, es decir, propios. Para hacer de manera correcta este ejercicio es fundamental que realices cada paso del ejercicio antes de pasar al siguiente. Así que resérvate diez minutos de tu precioso tiempo para hacer bien este ejercicio. Repito, no leas el siguiente punto antes de acabar el anterior.

 

  1. Haz un listado de todo aquello que esperas que haga tu jefe. No me refiero a tu jefe actual, sino a tu jefe directo estuvieras en el trabajo que estuvieras. Qué le pedirías a tu jefe, qué comportamientos desearías que tuviera tu jefe contigo, con tu trabajo, con su trabajo… Haz una lista lo más específica posible, con conductas concretas. Entre diez y quince son suficientes para el ejercicio.

 

  1. Una vez hecha la lista léela con detenimiento. Y plantéate la siguiente pregunta: ¿cuáles de todos los que has escrito sería bueno que tuviera, no sólo tu jefe, sino cualquier trabajador de cualquier empresa? Tacha aquellos que sólo sería conveniente que tuviera tu jefe y no otros trabajadores del mundo. Matiza, modifica y cambia aquellos que creas que debes ajustar para que adecuarlos a cualquier persona. Al final tendrás que tener en tus manos una lista de comportamientos que cualquiera debería realizar en cualquier puesto de trabajo en cualquier empresa. (Sí, probablemente sean todos los que escribiste en el punto anterior, porque al jefe tampoco le pedimos cosas muy raras ¿verdad?)

 

  1. Ahora hazte la siguiente pregunta y contéstala honestamente: «¿Cuáles de estos comportamientos sería conveniente que tuviera yo?». Pues sí, evidentemente todos, ya que después de aplicar el punto anterior los de la lista son aquellos aplicables a cualquier trabajador del mundo, incluso a ti.

 

  1. Por último, evalúate de manera sincera en cada uno de esos comportamientos y marca aquellos en los que puedes mejorar y qué deberías hacer para mejorar. Sé exigente y honesto contigo mismo. ¡Ten en cuenta que los criterios los has puesto tú!

 

Si alguno de esos comportamientos que has marcado como mejorable forma parte de alguna competencia ya tratada anteriormente en estos artículos, entrénate con el ejercicio práctico que propuse. Sino, puedes esperar a que te plantee un ejercicio para desarrollarlo. O mejor aún, escríbeme a [email protected] y propón tú la próxima competencia a desarrollar.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: