Silueta raul garcia diaz original

Para profesionales

Raúl García Díaz
Reflexiones y consejos para verdaderos profesionales, independientemente del puesto y del sector en el que trabajen.

APRENDE DE LOS ÉXITOS

Imagen exito detail

Los éxitos están mal vistos, sobre todo los de los demás. “No te duermas en los laureles” te dicen cuando logras algo. “Vaya suerte ha tenido”, susurran a tus espaldas después de un triunfo que te ha costado meses de esfuerzo continuado. Tú mismo, cuando consigues algo, temes celebrarlo demasiado, no sea que las Moiras, las Parcas, las Laimas, las Normas o el destino te tengan reservado a la vuelta de la esquina un vergonzoso fracaso que equilibre la balanza.

 

Es cierto que las personas nos fijamos más en los errores, sobre todo en los de los demás. Probablemente para tratar de no reproducirlos (aunque también para echárselos en cara). Lamentablemente de los errores sólo podemos aprender qué no debemos hacer, pero no qué es lo que debemos hacer. Al respecto puedes leer mi artículo del 3 de abril de 2018 titulado “De los errores no se aprende nada útil” https://www.tribunavalladolid.com/blogs/para-profesionales/posts/de-los-errores-no-se-aprende-nada-util.

 

La manera que tenemos de aprender lo que debemos hacer es fijándonos en los éxitos que tenemos, y tratando de replicarlos. Y no me refiero a grandes éxitos, sino a los pequeños éxitos del día a día. Como por ejemplo, dirigir adecuadamente una reunión, solucionar un problema junto a un compañero de otro departamento, terminar de una vez el informe que se te resistía, conseguir el compromiso de un colaborador, realizar una llamada con la que consigues el objetivo que pretendías, anticiparte a un marrón, etc. Sí, es cierto, son cosas que van ocurriendo a las que no das importancia, pasan sin pena ni gloria. En muchas ocasiones el bosque no te deja ver los árboles y todo el trabajo que no has logrado terminar ese día, es un borrón que oculta la multitud de acciones que has desempeñado eficazmente y con final feliz al cabo de la jornada. Y lo peor de todo, esa tendencia a olvidar los éxitos y quedarte con los fracasos te deja un sabor amargo cuando vuelves a casa.

 

Para mejorar nuestra eficacia y eficiencia profesional de manera progresiva y constante debemos repetir, clonar, replicar esos pequeño éxitos. Por lo tanto, debemos entender cuáles de nuestros comportamientos los causaron e hicieron posibles. Y grabarlos a fuego en nuestro sistema de patrones comportamentales, creando de esta manera las costumbres y hábitos necesarios para consolidar los comportamientos y los éxito alcanzados con ellos día tras día.

 

El primer hábito que te recomiendo que empieces a consolidar es el “Análisis de Éxitos Diarios”. Al finalizar cada día haz un repaso de todas las tareas que has realizado y anota esos pequeños éxitos del día que he comentado anteriormente. Después analiza cuáles fueron las claves para conseguir triunfar en esas pequeñas batallas del día (aviso: suelen ser pequeños detalles). Apúntala y no te olvides de replicarlas al día siguiente.

 

Incluso ahora mismo puedes hacerte las siguientes preguntas sobre tu productividad personal: ¿Qué hiciste para que hoy fuera un día productivo? ¿Planificaste el día? ¿Cómo lo planificaste? ¿Cuándo? ¿Tenías todos los medios, herramientas y materiales antes de ponerte a trabajar? ¿Qué hiciste para desconectar de ese montón de cosas que te rondan la cabeza y centrarte en la tarea?

 

Y por supuesto, no olvides celebrar esas pequeñas victorias diarias que van convirtiéndote en un mejor profesional.

 

Gracias por leer.

 

Raúl García Díaz es director de la consultora de recursos humanos Entrepersonas

www.entrepersonas.com

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: