La inútil desescalada Covid de las sonrisas
Cyl dots mini
Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

La inútil desescalada Covid de las sonrisas

Coronavirus valladolid detail

Apenas han pasado dos semanas desde que el Gobierno decretó que el uso de las mascarillas no sería obligatorio en los exteriores y la quinta ola Covid ya está aquí. España está en el punto de mira de Europa como el lugar donde se producen más contagios y algunos países -cada vez más- recomiendan no visitar determinados territorios patrios cuando estamos en plena época vacacional.

 

El presidente Sánchez y la ministra Darias anunciaron la desescalada de las sonrisas y la realidad demuestra, una vez más, que la gestión de la pandemia no es lo suyo. El mensaje oficial de que la normalidad estaba cerca ha sido contraproducente, una parte importante de la población, principalmente los más jóvenes, se lo han tomado al pie de la letra y, como resultado, los contagios se están multiplicando cada día.

 

Cierto es que hablar de número de contagios no es referirse a enfermos, la incidencia de la Covid en hospitales y UCI es significativamente menor que meses atrás. También lo es que el ritmo de vacunación está evitando males mayores. A pesar de todo ello, la incidencia acumulada se está disparando entre los jóvenes y unos cuantos ya ocupan cama en el sistema sanitario y muchos más están acudiendo a diario a las consultas de los centros de salud.

 

El final del toque de queda, de los horarios restringidos, la reapertura de la hostelería nocturna, las ganas acumuladas de desfogarse del personal y el erróneo mensaje de las mascarillas se han convertido en un cóctel que pronto se traducirá en la vuelta a determinadas restricciones. Las autoridades autonómicas están pidendo al Gobierno que tome medidas a nivel nacional porque los datos empiezan a ser preocupantes. Me temo que, para empezar, el cierre nocturno de la hostelería está al caer.

 

La desescalada Covid de las sonrisas ha sido un fracaso. Uno más. El Gobierno debería incidir en que es necesario aprender a convivir con el maldito virus, hacer más pedagogía entre la población respecto a la posibilidad real de que nos tendremos que vacunar de por vida por las variantes Delta, Gamma o Épsilon. O qué consecuencias tendrá que cerca del diez por ciento de la población adulta se está negando a recibir la vacuna...

 

Dar malas noticias no es políticamente correcto para nuestros dirigentes, así cavilan sus inteligentes asesores de marketing y propaganda. España va bien, como se decía antaño. Así nos luce el pelo con la pandemia y otros tantos asuntos. Nuevamente, el hazmerreír del Viejo Continente.

Comentarios

Pincho 09/07/2021 10:48 #3
LM ¿Sabes lo que significa comprensión lectora? Leo hasta cinco razones en el rebuzno ¿y tú? Jajajaja
LMLMLM 08/07/2021 19:35 #2
Hay que ser retrasado para culpar a no llevar mascarillas en el exterior de los contagios, como el que rebuzna esto. Bares y terrazas llenas de gente sin mascarilla no es problema, el problema parece ser y por la calle al aire libre sin ella.
P. Pinto 08/07/2021 18:05 #1
De dónde no hay, no se saca

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: