Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

¿Hay turismo bueno y turismo malo?

Oficina turismo detail

El blog de Pedro Santa Brígida en Tribuna.

El turismo es la gallina de los huevos de oro de la economía española. En 2018 visitaron este país 86,2 millones de extranjeros, que se gastaron una media de 143 euros al día. En conjunto, el turismo exterior e interior supuso para España 178.000 millones de euros, casi el 15 por ciento del PIB nacional. En el caso de Castilla y León, el número de viajeros superó los 8,4 millones de personas, aunque sólo el 27 por ciento eran visitantes internacionales. Y si nos referimos a la ciudad de Valladolid, el pasado año se registraron oficialmente 455.926 viajeros, por debajo de las cifras registradas en León o Burgos.

 

En los últimos años son multitud las voces que se están alzando contra el turismo masivo y desenfrenado que sufren algunas zonas y ciudades del planeta -para reflexionar son las imágenes del colapso de turistas escaladores en el Everest el pasado mes de mayo, donde fallecieron 7 personas-. Lamentables son las escenas que produce el llamado turismo de borrachera en localidades españolas como Magaluf, Salou, Lloret de Mar y otras muchas. El balconing, las agresiones sexuales, en época estival principalmente, las muertes provocadas por los selfies o la suciedad, el robo al guiri y la basura acumulada en las zonas de alterne se han normalizado en el panorama veraniego. No debemos consentirlo.

 

Los pisos turísticos están complicando ha convivencia en numerosas ciudades, según se quejan los vecinos que sufren a los inquilinos que no saben comportarse. La última batalla se está entablando contra los mega cruceros, que pueden desembarcar en un sólo día hasta 12.000 personas en una ciudad portuaria. Y para más inri, en Suecia se está poniendo de moda no viajar en avión para no contribuir a la contaminación del planeta…

 

La economía española necesita del turismo, de los puestos de trabajo que crea, de la riqueza que genera, pero ha llegado la hora de que se tomen medidas, de que se ordene el sector allá donde es necesario hacerlo. Habría que empezar con los salarios, las horas extras y los abusos que se perpetran en una buena parte de los sectores hostelero y hotelero (ahí están las limpiadoras de hoteles, a las que en numerosas ocasiones se las paga una miseria por habitación hecha).

 

El control municipal de los pisos turísticos, las molestias que se ocasionan a los vecinos de las zonas más bullangueras, los abusos en los precios en determinados establecimientos, el destrozo del mobiliario urbano y otros daños colaterales que trae consigo el turismo desbocado deben ser acometidos por las administraciones públicas. Estamos hablando de un ámbito en el que hay mucho pirata, como en otros tantos.

 

Hace cien años en España sólo disfrutaban del turismo las clases pudientes, o sea cuatro gatos, hace cincuenta años empezaron a poder disfrutar del merecido descanso veraniego muchas más personas y hoy en día son mayoría los que pueden escapar unos días/semanas de la rutina laboral y personal. Sin embargo, todavía hay un tercio de la población española que no puede disfrutar de unas vacaciones porque no les llega el dinero y sólo pueden sobrevivir.

 

Viajar, salir del hábitat diario, cambiar de entorno, conocer, disfrutar de una afición o tocarse la barriga durante algunas fechas son necesidades vitales hoy en día, cada cual tendrá sus prioridades pero a todo el mundo le gusta hacer turismo, de una u otra forma, sea en el pueblo, en la playa, tomando unas cañas, caminando con la familia, subiendo al Everest o haciendo triatlón.

 

Séneca decía tiempo atrás que “el cabalgar, el viajar y el mudar recrean el ánimo”. Unamuno, más recientemente, confesaba que “se viaja no para buscar el destino sino para huir de donde se parte”. Digo yo que de todo un poco.

Comentarios

Rodrigo Alcantara 25/07/2019 16:10 #2
El comentario de Martín Paz no le aporta al post. No todos tienen los mismos gustos que él. A mi me gustan las playas con pocas personas y las consigo sin pagar un boleto de avión. Y si se me da la gana pago un boleto de avión y resulta que la playa era horrible. Cualquiera ese comentario.
Martín Paz 18/07/2019 11:14 #1
Hay playas a las que no merece la pena ir en verano porque están masificadas y hay mucha gente que va porque no puede ir a otra parte

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: