Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Finaliza el juicio del ‘procés’ y comienza un serial

Juicio detail

En junio de 2014, en el transcurso de un evento relacionado con el Seat León en Madrid, me tocó compartir mesa con un grupo de responsables de concesionarios de la marca automovilística en Cataluña y Aragón. Al sentarme, saludé a todos y al tenderle la mano a la persona que estaba a mi izquierda me presenté, y él contestó con un sonoro: hola, soy Jordi, independentista catalán”. El hecho fue recriminado por alguno de sus compañeros de concesionarios y aplaudido por otros. Quedamos en que mejor hablar ante el mantel de otra cosa.

 

Sin embargo, al cabo de unos minutos no me pude resistir y le pregunté en privado a Jordi -nombre real- por el motivo de su poco prudente presentación en la capital de España ante alguien a quien no conocía. Me respondió, muy serio, que la independencia para él era un objetivo vital y que en cuatro o cinco años Cataluña será independiente”. Respondí con un lacónico no lo verán mis ojos”. Después le comenté que en un futuro a largo plazo todo es posible porque en política nada es imposible y porque hay mecanismos en la Constitución Española que lo permiten. En todo caso, le dije: “lo veo complicado”.

 

Acaban de finalizar las sesiones del conocido como juicio del ‘procés’, en el que han sido juzgados los líderes del proceso independentista catalán, a excepción de los que, con altas dosis de cobardía, se han fugado con el experiodista Puigdemont a la cabeza. Han sido 52 sesiones en las que hemos podido ver y oír dos versiones antagónicas de unos mismos hechos. No voy a entrar en el fondo jurídico sobre si hubo rebelión, sedición, alzamiento, etc., eso lo conoceremos allá por el mes de septiembre. Pero sí quiero subrayar la enorme profesionalidad del presidente del tribunal, Manuel Marchena Gómez. Este magistrado canario es muy bueno en su trabajo. Y también destacare las dudas que plantea que la Abogacía del Estado cambie de criterio, según sople el viento de un gobierno u otro.

 

Junqueras, Forcadell, Romeva y demás encausados por el referéndum ilegal del 1-O llevan en el talego casi 600 días. Su criterio no ha cambiado, según su manera de entender la vida se trata de un juicio político porque convocar un referéndum, no recogido por la ley de todos, no supone delito alguno. El delirio nacionalista es así, el Estado de Derecho sólo sirve si beneficia sus intereses. Siempre quieren más, son insaciables.

 

Como bien sabemos todos, los diferentes gobiernos de este país han cedido tanto ante los partidos políticos nacionalistas durante los últimos 30 años por un puñado de escaños en el Congreso, que ahora estamos recogiendo lo sembrado durante décadas, en las que el sistema educativo catalán y los medios públicos de comunicación del lugar han hecho su labor. Hace tres años asistimos a un desconcertante hecho, casi todos los periódicos de Cataluña publicaron el mismo editorial… Históricamente esto ha ocurrido en tiempos de las guerras mundiales…

 

En septiembre habrá sentencia, después vendrá el debate de la posible amnistía y/o la declaración del tercer grado penitenciario, las movilizaciones de apoyo a la pronosticada condena y contra el fascista Estado español y, venga, otra vez a la gresca. Torra y sus huestes, teledirigidos desde Waterloo por Puigdemont, no van a cejar en su causa. Ya no tienen otra y quieren pasar a la posteridad… Las consecuencias serán negativas para todos los españoles, que podremos comprobar como el ‘procés’ se ha enquistado en nuestras vidas.

 

A quienes creen que hay salida política a la situación catalana, permítanme que me manifieste agnóstico en este sentido. La ley la tenemos que cumplir todos. Y punto. Lo demás es política, recordando al gran Groucho Marx: la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”.

 

Volviendo al citado encuentro de Seat en Madrid, al despedirme del ágape Jordi me dijo: “de una u otra forma conseguiremos la independencia en poco tiempo”, a lo que contesté: “utilizando la Constitución y la ley podría ser que algún día consigáis esa independencia que tanto os preocupa, lo que te aseguro es que por cojones va a ser que no”.

 

Comentarios

Pecas 13/06/2019 12:52 #1
La matraca que llevamos encima con el Procés y lo que nos queda...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: