Adiós a las mascarillas... al aire libre
Cyl dots mini
Pedro original

Menudo Panorama

Pedro Santa Brígida
Periodista

Adiós a las mascarillas... al aire libre

Mascarilla detail

 

 

 

El 13 de marzo de 2020 el Gobierno declaró el estado de alarma en España, que entró en vigor el día 14 y llevó al confinamiento domiciliario de todo el país para frenar la transmisión de la COVID-19. Días más tarde se decretó el uso obligatorio de las mascarillas, que todavía nos acompañan hoy a modo de eficaz medida preventiva sanitaria para evitar contagiarnos y contagiar.

 

Por el camino han sucedido demasiadas cosas: más de cien mil muertos (oficialmente no se reconoce tal cifra), millones de contagiados, UCIs repletas (al principio, mortal por la carencia de respiradores), personal sanitario agotado, aplausos en ventanas y balcones, toque de queda, movilidad restringida, sectores económicos hundidos, más paro, teletrabajo, batallas políticas entre el Gobierno y las comunidades autónomas por la gestión de la pandemia, nuevos hábitos de conducta, etc.

 

En las últimas semanas los especialistas en inmunología, la clase política y la ciudadanía debatimos sobre el fin de la obligatoriedad de las mascarillas al aire libre. El presidente del Gobierno ha dicho esta semana que ocurrirá "pronto" y lo mismo ha dejado entrever la Junta de Castilla y León. El Consejo Interterritorial de Salud ya ha debatido el tema y todo apunta a que la decisión es cuestión de poco tiempo.

 

No ocurrirá otro tanto en los interiores de los lugares públicos. Los modernos antifaces que nos acompañan seguirán formando parte de nuestro atuendo diario; de hecho, ya hay quienes anuncian que los usarán de por vida, lo que me recuerda a aquellos grupos de turistas, habitualmente asiáticos, que veíamos con sus mascarillas hace años visitando nuestras ciudades.

 

De momento, en España estamos próximos a alcanzar los 15 millones de inmunizados y en unas semanas llegaremos al 50 por ciento de la población con al menos una dosis de la vacuna. La previsión es tener al 70 por ciento de la población vacunada al final del verano. La inmunidad de rebaño está cada día más cercana.

 

Con las cifras de contagios, hospitalizaciones y fallecimientos retrocediendo -gracias al efecto inmunológico de las vacunas-, parece que la llamada nueva normalidad será una realidad más pronto que tarde. Otra cosa es lo que está ocurriendo en los países menos desarrollados. Pero los riesgos víricos del siglo XXI me temo que sólo han hecho que empezar. El planeta se cobrará un alto precio por el maltrato al que lo estamos sometiendo.

 

Las mascarillas -espero- dejarán de formar parte de nuestras vidas algún día. Algo perderemos por el camino, como señaló una usuaria de Twitter en este año de pandemia: "Las mascarillas nos hacen a todos más frágiles, pero más verdaderos, nos reconocemos por los ojos y los ojos no mienten".

Comentarios

Cuaresma 17/06/2021 17:51 #1
La meta está cerca pero hay que seguir cumpliendo con las medidas de seguridad

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: