Relaciones de poder

Relacion%20de%20poder detail

Ser capaces de transmitir nuestra visión a otros puede ayudarles a participar. Mostrarles nuestro compromiso con esa visión puede alentarles a continuar. Cuando las personas trabajan en equipo y la visión es compartida, el equipo puede volverse imparable.

La mayor parte de nuestros avances cuando incluimos a otras personas en nuestros proyectos suceden después de conversaciones que han valido la pena. Nadie se mueve sin motivación y nadie se sentirá motivado a nuestro lado si tan solo “más o menos” le transmitimos nuestras ideas, si “más o menos” creemos en lo que estamos haciendo. Es por eso que podemos vernos acompañados en el inicio pero solos por el camino. Tan pronto las personas pierden el sentido por lo que están haciendo, se desmotivan y abandonan.

 

Sucede con demasiada frecuencia que las personas que han reunido el valor suficiente como para perseguir un objetivo piensan únicamente en términos de soledad. Conmovidos por la emoción del inicio, perciben todo aquello que se relacione con su objetivo como una conquista individual y descuidan por ignorancia el otorgamiento de méritos a quienes sin percibir su presencia no dejaron de acompañarles en el camino, sintiéndose constantemente solos y configurando un límite a sus propias posibilidades. En realidad, estas personas aunque estén continuamente acompañadas y apoyadas, nunca llegarán a sentir del todo el aliento de las personas que les rodean, por lo que el desafío es doble: por un lado achacan su supuesta soledad a un problema con ellos mismos, se sienten abandonados y decepcionados por personas en quienes confiaban estarían a su lado en todo momento, cuando lo que sucede en realidad es que no supieron precisar con claridad, entusiasmo y seriedad su visión. Y las personas nunca caminan hacia algo que no pueden ver. Por otro, las constantes pruebas a las que se ve sometido su compromiso. Si el nivel de compromiso es alto el nivel de influencia que se ejerce sobre los demás también es alto. Si el nivel de compromiso es bajo, la influencia también. Y aquí es donde verdaderamente se van a quedar solos.

 

La sensación de vitalidad que acompaña al compromiso es una emoción que debemos cultivar para manejar cualquier recurso del que dispongamos, ya sea material o emocional. No hay nada más enriquecedor que ver a una persona comprometida con su visión, excitada y apasionada con cada avance. Esto determina que muchos otros hagan lo mismo o se unan a su visión, trabajando en el crecimiento de un objetivo que ha pasado de ser individual a ser compartido.

 

"Un sueño es una visión que ves en tu corazón y que es demasiado grande para lograrla sin ayuda de otros". Chris Hodge

 

La calidad de nuestras relaciones establece en gran medida la calidad de nuestra vida. Querer ser un conquistador de sueños hace que atraigamos a personas que tratan de descubrir y alcanzar los suyos y, cuanto más expresemos nuestros deseos, mayores y más consistentes serán las personas que ejerzan en cualquiera de nuestros propósitos un impacto de crecimiento que va más allá de lo que al principio suponíamos podríamos lograr. Este impacto positivo trabaja en dos direcciones, ya que de forma automática ellos se verán retroalimentados por el impacto que ejercerá en ellos el nivel de vida que queremos experimentar. Sencillamente, atraemos a nuestra vida aquello en lo que nos hemos convertido. Si somos personas que a menudo nos sumergimos en un mar de dudas respecto a lo que somos capaces de lograr, ¿no es cierto que más antes que después nos veremos rodeados por personas con el mismo nivel de indecisión? Podemos sentirnos indignados o inspirados por el simple hecho de relacionarlos con alguien que ya se siente así. Recordemos que nuestros comportamientos son el resultado de nuestras creencias y, si nos vemos envueltos en contextos de personas pesimistas y limitadas por sus propias creencias de descontrol e incapacidad, configuraremos nuestro cerebro hacia su misma espiral de derrotismo.

 

"Nunca se conseguirá nada grande sin personas grandes, y las personas solo son grandes si están decididas a serlo". Charles de Gaulle

 

Tan grandes nos atrevamos a ser tan grandes serán las personas con las que nos relacionemos. No solo se trata de ser grandes en nuestro interior sino también de expresarlo, de representarlo hasta formas muy por encima de cualquier límite o distinción autoimpuestas. Hagámoslo y permitamos que otros con el mismo nivel de grandeza se unan a nuestro camino.

 

Comentarios

Roberto Serna 23/02/2019 10:53 #6
Hola Gonzálo! En cierto modo todos caemos alguna vez en el error de dejar pasar las oportunidades de cambio. Resulta difícil comprometerse a dar ese salto. Unos lo disfrutan...otros ven como otros lo disfrutan.
Gonzalo José 21/02/2019 13:00 #5
Compromiso,compromiso y compromiso, con nuestra forma de entender esta vida , con nuestros valores y nuestros principios. Esa palabra tan grande que no debemos jamás olvidar. Lo demás ya viene todo rodado, entusiasmo , positividad, esperanza, ganas de triunfar.....Madre mia!!!!!! qué falta nos hace a todos. A unos más que a otros, eso es verdad.
Roberto Serna 20/02/2019 15:09 #4
Gracias a vosotros por colaborar conmigo abulense, eso sí es un placer. Coincido en que vamos a nuestra bola en casi todo, y el problema son los hábitos. Vamos por inercias con casi todo y a veces ni reparamos en disfrutar lo que tenemos delante. Hábitos, nada más que eso. Cambiarlos puede ser un poco jodido...pero se hace obligatorio.
Roberto Serna 20/02/2019 09:42 #3
Es así de sencillo Dani.
Abulense 19/02/2019 21:57 #2
Gracias Roberto por contestar siempre a nuestros comentarios, es un placer. Ojalá que fuese así, como expresas en este artículo, que trabajáramos más nuestras relaciones con los demás, sería maravilloso, pero, no sé porqué tengo la sensación que aun seguimos la mayoría a "nuestra bola", que somos egoístas; vamos que nos falta mucho camino por andar.
Dani 18/02/2019 13:04 #1
Rodearnos de buenas influencias, y sobre todo descartar a las malas!!

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: