Javier alvarez fari%c3%b1a original

‘Entre hojas y huellas’

Javier Álvarez Fariña

Reflejo residual

Basura%20acumulada.%20jaf detail

Continuamente luchamos por escapar del ruido, del artificio, del estrés, de la polución o del trabajo. En esa huida algunos pueden optar por refugiarse en lugares donde solo gobierne el silencio y la compañía de los árboles, otros tantos por una la relajación entre cuatro paredes… y todos, sea cual sea nuestra búsqueda, viajamos a esos mundos apartados por la promesa de incorruptibilidad que nos ofrecen. Su abrigo incólume y su imagen honesta resguardan nuestros sentidos ante la perturbación. Cansados, acudimos a recibir su abrazo rejuvenecedor, pero ¿soportaríamos llegar y descubrir que nuestros rincones han sido mancillados o privados de su esencia?

 

Paseando por la naturaleza, unas veces corriendo, otras en bicicleta y unas cuantas andando, suelo toparme -y no soy el único- con significativos restos de la indignidad humana. Son arrojos triviales de nuestra necedad; veo papeles, botellas, latas, plásticos, sillones, ¡lavadoras!... corrompiendo el equilibrio de pinares y riberas, y de paso derribando las ilusiones de evasión de unos cuantos, entre los que me cuento. Esta forma de arrebatar la belleza a estos espacios, de afectar seriamente a la fauna que los habita, es repugnante

 

Tropezarnos en nuestros momentos de fuga con estos hitos de la inmundicia, exaspera. Y más cuando aquí no se está discutiendo sobre la necesidad de aplicar esta u otra política, ni de si está en conflicto una gestión determinada. De hecho ni siquiera existe debate posible. Estamos hablando de conscientes y desagradables destellos de nuestra cultura, una que no puede refugiarse en el desconocimiento y la ignorancia. Incluso un ser humano moderno, desarraigado o incapaz de identificar sus orígenes es sensible visualmente a estas señales decadentes. El banal ejercicio de lanzar y/o abandonar una bolsa en un espacio natural (conformando -dicho sea de paso- un poderoso contraste) genera cicatrices preocupantes tanto en el lugar como en el alma humana, máxime cuando debemos aplicar la aritmética de repetición a nuestros colosales guarismos poblacionales.

 

Ya no hay pasos únicos ni solitarios en este mundo -o se esconden verdaderamente bien-. Sea cual sea el lugar al que miremos, ya habrá sido visto por otra persona. Allá dónde nos sentemos, otro ser humano habrá posado su trasero. Es indudable por tanto que los caminos están plagados de nuestras huellas, y a las propias le siguen siempre otras tantas, y a los pocos días, unas cuantas miles... De ahí que sea crucial redirigir individualmente ese inagotable reflejo que acompaña a cada acción de nuestra raza, y, a la vez, penar estos pequeños desaciertos tan deplorables y potencialmente perjudiciales. Si quieren no por amor, sino por el egoísmo de bienestar de cada uno.

 

Comentarios

caragato 21/06/2017 09:51 #2
Cuando veo algo bestial como una lavadora o similar pienso, y a quien se llama para que recojan esto? porque yo aquí en mi bici no... pero no tengo ni idea la verdad, supongo que al ayuntamiento, pero no sé el caso que me harán
luciano 08/05/2017 12:34 #1
Cuanta razón...

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: