Silueta2saul original

El base atómico

Saúl Asensio

El Mundobasket Junior 83: Eclosión de jóvenes estrellas en Baleares

Sabonis contra espana detail

Unos años antes del gran evento que fue el Mundobasket 86, España tuvo un interesante banco de pruebas en las Islas Baleares. Fue el Campeonato del Mundo Junior, 14 al 28 de agosto de 1983, un evento de gran éxito organizativo que juntó en cuatro sedes a lo mejor del panorama internacional baloncestístico de categoría U19.

 

A punto de cumplirse 34 años de aquella cita, vamos a recordar cómo fue y el papel que hizo España, dándole el valor que merece puesto que por allí pasaron jóvenes talentos de la época que caminaban al estrellato. El torneo tuvo un formato liguilla peculiar, similar al Mundial senior de Colombia celebrado el año anterior. Participaron 14 selecciones, de las que 12 disputarían una ronda preliminar repartidas en tres grupos y 2, la anfitriona y EE.UU como vigente campeón, accedían directamente a la fase final.

 

La previa tuvo tres sedes y daba acceso a los dos primeros de cada una de ellas a la siguiente ronda. En el igualado Grupo A de Palma de Mallorca Brasil y la RFA fueron líderes con dos triunfos y se clasificaron. Australia, donde militaba Andrew Gaze, y China, ambas con un triunfo, jugarían la consolación. En el B de Mahón, se daban cita la potente URSS, dominadora absoluta de su mini liga con tres triunfos, e Italia que pasó con dos. Uruguay (1-2), que contó con el máximo anotador del torneo Luis Pierri (33 pts/p), y Angola (0-3) no entraban entre los ocho primeros. Esta última selección presentaba en sus filas tres jugadores que protagonizarían el angolazo del 92, Conceiçao, Guimaraes, que fue 3º mejor anotador del Mundial con 26.7 pts/p, y Moreira. En el Grupo C por su parte, Yugoslavia, que acudió sin Drazen Petrovic, ganó los tres choques seguido por Argentina (2-1). Canadá y República Dominicana, que tenía en sus filas a Tito, el padre del interior de los Celtics Al Horford, quedaban apeadas de la lucha por medallas.

 

De cara a su debut en la fase final y ya conociendo sus rivales, España mostró una plantilla escasa de centímetros pero capaz de jugar con mucha velocidad y anotar desde el perímetro. Jordi Villacampa era el referente (con 24.8 pts de media acabó 4º anotador del evento), acompañado por el tridente que formaban el base Toñín Llorente, el escolta José Montero y el pívot Rafa Vecina. Junto a ellos otros jugadores con menos brillo en la estadística que tendrían larga carrera ACB; Pepe Arcega, Óscar Peña y Carlos Montes, que militaron en CB Valladolid, Imanol Rementería y Pedro Rodríguez. Completaban la lista Juanra Marrero, Evaristo Blázquez y Guillermo Hernangómez, padre de los actuales jugadores NBA de la absoluta Willy y Juancho. El seleccionador fue el mítico Ignacio Pinedo asistido por Joaquín Costa.

 

Antes de iniciar el viaje por la fase final de Palma, decir que una vez concluida la preliminar se disputó la fase de clasificación en Lluchmayor, donde participaron las seis escuadras eliminadas desde la fase de grupos arrastrando los resultados entre ellos. Los dominicanos causaron una excelente impresión ganando los cuatro partidos, seguidos de Australia, China, Uruguay, Angola y cerró Canadá, la gran decepción del torneo, que no se estrenó en esta ronda.

 

España entra en escena el 18 de agosto midiéndose a la RFA. La inferioridad en la zona ante los 2.20 de Gunther Behnke, que promedió unos sorprendentes 17.8 puntos, y frente a Christian Welp, fue contrarrestada por un juego veloz al contraataque y una defensa agresiva que mitigó la aportación del futuro NBA Detlef Schrempf. Villacampa (27 pts) y Vecina (10 rebotes) lideraron al combinado nacional que se apuntó una cómoda victoria 89-71, que se valoraría más adelante cuando los alemanes superaran consecutivamente a Yugoslavia, Italia y EE.UU, quedándose a un paso de entrar en la lucha por medallas.

 

El 20 de agosto el rival de los españoles fue Italia, equipo hecho a imagen y semejanza de su homónima senior y dirigida por Sandro Gamba, que maniató a los españoles, 80-84, con una defensa individual al estilo karate-press de sus mayores y una zona que también se atragantó, impidiendo correr a los de Pinedo. Los 2.13 de Gus Binelli (18 pts) y los puntos de los aleros Bosa, Morandotti y Ragazzi (22) fueron demasiado ante la pareja del Joventut Villacampa (23) y Montero (21).

 

Sin embargo España se reharía en la jornada 3, el 21 de agosto, con su victoria más holgada del campeonato, 115-86, ante Argentina. Los hispanos lograron sujetar a los mejores hombres albicelestes, con Arcega pegado a Campana y Villacampa (30 pts) y Vecina (14) a muy buen nivel ofensivo. El máximo anotador argentino fue el ala-pívot Uranga con 22 puntos, los mismos que promedió para ser 5º anotador en el global de este Mundobasket.

 

Pero especial atención ese día mereció el USA-URSS. Plantillas extraordinarias en ambas selecciones. Por los soviéticos, Sabonis ya consagrado y una serie de talentos en la recta final de formación como Volkov, Tikhonenko, Miglinieks, Sokk o Marciulonis que en ese momento estaban por debajo de Zarkov o Kornichin, quienes compartieron protagonismo con el center lituano, dirigidos por Vladimir Obukhov. Pudo ser parte de aquel equipo soviético el hispano-ruso Chechu Biriukov, que finalmente no acudió al estar tramitando el papeleo para su fichaje por el Real Madrid. Por parte estadounidense muchos futuros NBA y también ACB como Kenny Walker y Buck Johnson, además de Krystkowiak, Scott Skiles, James Blackmon, Dwayne Washington, Walter Berry, Boagni o el pívot blanco Mike Smith, que estuvo en Estu, Gijón y Valencia. En el banquillo un técnico de exitosa trayectoria colegial, Ron Nikcevich.

 

Por ello el partido no defraudó. Durante muchos minutos los americanos parecieron encarrilar el choque llegando a ganar hasta por diez en la 2ª parte, 63-53, pero la URSS (-9 al descanso) se apoyó en Zarkov (25 pts), empató sobre el bocinazo con 2 tiros libres de Kornichin y en la prórroga decidió Sabonis para un 87-83 favorable.

 

Habiendo llegado al ecuador del torneo a los españoles les esperaba Brasil el 22, un encuentro clave de cara a la pelea por las medallas. Los cariocas acudieron a Baleares con pívots grandes, Ferreira y Vianna que estarían en el M86 senior, y variedad de recursos ofensivos con Cintas, Paulinho Vilas Boas (26.8 pts, 2º anotador del campeonato y que también estaría presente en M86) y la magia de un hombre muy querido en nuestras tierras, Wilson Simón “Siço”. España muy apoyada por el público, gran entrada en el Municipal de Palma con más de 2.000 espectadores, supo navegar en un turbulento comienzo (8-20 en contra) entre el show time y la anarquía de los brasileños, apoyados en su recurso de la 1-3-1. Villacampa (42) y Llorente (29) se pusieron las botas a anotar y los visitantes acabaron desquiciados por el arbitraje, apuntándose los españoles una victoria valiosa, 98-92, que les dejaba segundos en la clasificación con 3-1 igualados a USA y sólo superados por la invicta URSS 4-0.

 

La jornada de descanso para España del 23 de agosto, había dejado sin opciones de medalla a los yugoslavos tras perder con Brasil y trajo un sorpresón como fue la derrota soviética a manos de la Argentina del imparable Campana (39 pts). No le sentó nada bien este contratiempo al gigante del este que no quiso concesiones en su enfrentamiento ante el anfitrión del día siguiente. Casi lleno en el pabellón y magnífico ambiente, España tuvo a Llorente como estilete (25 pts) y trató de aplicar su zona 1-3-1 pero no resultó, así que los soviéticos llegaron a tener 16 de ventaja en la 1ª parte 31-47. Aunque en la 2ª mitad España trató de tú a tú a su rival, los 2x1 a Sabonis no surtieron efecto y la URSS no pasó apuros gracias a los puntos del lituano y los de Zarkov para ganar 90-101.

 

España se desquitó el 25 ante una Yugoslavía muy venida a menos en esta fase donde no sumó triunfos. Seguro que la ausencia de Drazen Petrovic restó carácter ganador a un conjunto que se dejó llevar en Palma. Aún así los plavi presentaban una buena plantilla con los pívots Arapovic y Jovanovic además de Radunovic, Sobin y un perímetro con Perasovic, Cvjeticanin o Zdovc, siendo el menos conocido Bukumirovic uno de sus puntales.

 

España hizo una segunda parte de cine, funcionó la zona con Vecina hecho un jabato y en ataque Villacampa (33 pts) y Hernangómez (14) estuvieron a alto nivel. Triunfo 88-68, pero como las sorpresas nunca llegan solas, la RFA concretó su tercera y más importante machada al vencer a los americanos, 88-87. Los de Nikcevich ya venían sobre aviso después de su ajustada victoria del 24 frente a Yugoslavia, pero no pudieron saltar su mini bache y los alemanes se aprovecharon. Mala cosa, ya que de nuevo España, como ante la URSS, pagaría los platos rotos, aunque en ese momento la alegría se desbordó ya que los de Pinedo divisaban el camino hacia una inesperada final.

 

Llegamos al 26 de agosto, día de la última y emocionante 7ª jornada de esta fase en la que había premio para los cuatro primeros, 1º y 2º por el oro, 3º y 4º para luchar por el bronce. La RFA (3-3) sólo tenía posibilidades de acceder al bronce y la URSS (5-1) lideraba la carrera hacia la final; Brasil (4-2), España (4-2) y USA (4-2) optaban a todo, e italianos, argentinos y yugoslavos ya estaban al margen de las medallas.

 

España se lo creyó en la 1ª parte y se dejó la piel ante unos americanos que recuperaron su nivel, demostrando poderío físico y talento con el letal dúo Walker-Johnson, 51 tantos entre los dos. La selección compitió hasta el minuto 25 y llegó a empatar tras remontar la diferencia en contra al descanso (-7), pero a partir de ahí EE.UU barrió a los anfitriones con un parcial de 0-20 en 3 minutos, quedando el marcador final en 70-99. La derrota de la RFA ante una crecida Argentina abrió la puerta del bronce a España mientras que los soviéticos no perdonaron y su clara victoria ante Brasil (100-79) clarificó las cosas y les mandó a la final vs. USA, dejando a los hombres de Mortari como rival de Villacampa y cía.

 

Día 27 de agosto, de nuevo contra Brasil y esta vez con una medalla en juego. Partido con similitudes al anterior y 6-21 en contra en el minuto 9, pero la diferencia es que ahora los brasileños si que defendieron su renta aplicados en una zona 2-3 que obligó a los españoles a arriesgar con lanzamientos lejanos. Aún así y a pesar del aciago día de su cañonero Villacampa, España lograría ponerse por delante a 4 minutos para el final, 63-62, pero los nervios y las pérdidas lastraron a los de Pinedo. Cintas (15 pts) y Paulinho (17) sentenciaron el merecido bronce para Brasil, 66-71.

 

Para concluir el 28, la reedición de un choque espectacular, con las selecciones de mayor calidad del Mundial frente a frente. Una nueva final entre los equipos U19 de las dos superpotencias inmersas en una cada vez más templada Guerra Fría. Esta vez los soviéticos tomaron la iniciativa a pesar del dominio reboteador estadounidense y se marcharon de 8 en la 1ª parte manteniéndose por delante, 51-49, al descanso. La URSS se refugió en una zona en la reanudación y siguió arriba. Por dentro Arvydas Sabonis, 31 pts, 8 rebotes y 3 tapones, libraba una feroz batalla contra los jugadores americanos. Faltando 6 minutos la emoción era máxima con empate a 70. Sin embargo, la irrupción de Buck Johnson desniveló el partido y el base Scott Skiles aseguró el oro desde el tiro libre, 78-82.

 

Pues así concluía un evento único que quería rescatar por su calidad y valor histórico, donde estuvieron jóvenes estrellas que marcarían el baloncesto internacional los siguientes años y que fue pieza importante de la eclosión del baloncesto en España.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: