Foto original

El alumno incorrecto

Daniel Álvarez
Blog de actualidad

La sequía es ya el principal problema de los españoles, según el CIS

Sequia detail

La temperatura elevada está detrás de la muerte de más de mil personas cada año en España, todas las comunidades han activado restricciones severas en el uso del agua, y los incendios forestales que el año pasado se cobraron 62 víctimas mortales aparecen también entre las preocupaciones de los ciudadanos.

La falta de agua se sitúa como la mayor preocupación en España, superando por primera vez a la corrupción. Así lo indica el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de este junio de 2020, donde un mayoritario 60% de los encuestados declararon que el primer problema que afecta a los españoles es la sequía que asola por tercer año consecutivo al país. En segundo lugar se mantiene la corrupción, por delante de la inseguridad ciudadana, el paro y los incendios forestales.

 

Las temperaturas constantes por encima de los 36º desde primeros de mayo y la falta de precipitaciones a lo largo de todo el año, unido a un deshielo sin apenas relevancia a consecuencia de la falta de nieve durante el invierno, han provocado que la sequía se haya convertido en una cuestión de Estado. Una sequía que ha disparado el riesgo de incendios forestales: se espera que este verano sea más duro que el anterior, donde murieron 7 bomberos y 55 vecinos atrapados por las llamas en los graves incendios que afectaron principalmente a las Islas Canarias, Galicia, Cataluña, y Castilla y León.

 

Los embalses de Murcia y la Comunidad Valenciana, con apenas un 20% de su capacidad, han obligado a los gobiernos regionales a tomar medidas muy restrictivas sobre el consumo de agua tanto de los particulares como de las empresas. En Castilla y León el agua embalsada no supera el 30% (qué lejos queda aquel 50% de 2016 a finales de junio, una cifra que ya puso en alerta a las autoridades) y la Junta ha decidido limitar de una manera notable el uso con el fin de asegurar el abastecimiento para consumo particular. Agricultores y ganaderos ya dan por perdido el año y esperan las ayudas de la Administración para cubrir las “pérdidas millonarias” de esta temporada.

 

En cuanto a la ciudad del Pisuerga, el Ayuntamiento de Valladolid se ha mostrado “profundamente preocupado” por la situación y este verano pondrá en marcha el nivel 3 de alerta del Protocolo por la Sequía, que supone hacer uso de los contadores inteligentes instalados en todos los hogares el año pasado y limitar el consumo de las viviendas a 60 litros por persona y día. Para poner en contexto esta cifra, según el INE, en el año 2014 el consumo medio de agua en los hogares fue de 132 litros por habitante y día, por lo que en seis años esa cantidad ha tenido que ser reducida a la mitad para asegurar que todos los ciudadanos disponen de agua corriente.

 

(Tirar de la cisterna ya supone un consumo de 10 litros, mientras que una ducha generalmente gasta entre 50 y 100 litros de agua)

 

La oposición ha cargado duramente al entender esta medida como un “ataque a la libertad de las personas” mientras que desde el equipo de gobierno se han defendido: “Estamos obligados por la situación, es la sequía más dura que ha vivido España, y también Valladolid, desde que hay registros. Y eso exige una respuesta a la altura, es duro pero pedimos a los ciudadanos comprensión y colaboración”.

 

¿Te asusta lo que lees? Pues si no quieres preocuparte de verdad, mejor que no sigas leyendo porque la realidad del Cambio Climático supera esta pequeña ficción. Lo que está por venir será, probablemente, mucho peor. La ONU en 2014 hizo esta previsión para España en 2050. Y los científicos ya han alertado que para 2100 el 74% de la población mundial estará expuesta olas de calor letales. Hoy, en 2017, ese porcentaje es del 30%. Un calor que se cobra víctimas mortales, como las 141 oficiales, según el Ministerio de Sanidad, que fallecieron en España durante una de las peores olas de calor de Europa en 2003. 

 

Se calcula que al año, en España, unas mil personas mueren por causas directamente relacionadas con las altas temperaturas. Año a año se baten los récords históricos de las máximas, y el número de muertos sigue en aumento. Y no, esto no es ficción, estos son datos reales. No es lo peor, ya que el aumento de la temperatura global puede tener efectos difíciles de predecir, traducidos en desastres naturales más violentos y frecuentes.

 

Por lo que si no quieres que la sequía se convierta en tu principal preocupación, y que cuando vayas a activar el grifo de tu casa no salga una gota de agua, es el momento. Ahora o nunca, porque puede que incluso el ahora sea tarde.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: