El farsante que se equivocó de obra
Cyl dots mini
Felixangel blog original

Desde el alero

Félix Ángel Carreras
Blog de actualidad

El farsante que se equivocó de obra

Javier casado baloncesto detail

Gracias a todos los que me habéis animado a escribir de nuevo sobre baloncesto. A aquellos que lo hacéis desde la sinceridad y a los que utilizan la vía del insulto. También los respeto pero no, me importa muy poco esto de la crisis del CBC Valladolid. 

Cuando el CBC Valladolid presentó a Sergio de la Fuente, la rueda de prensa originó una imagen que circuló con comentarios de todo tipo. Uno de ellos, de esos amigos sinceros, decía: "Alguien de esa foto no llega a diciembre". Sus protagonistas eran Javier Casado, el entrenador Paco García y el citado jugador renovado.

 

Poco más que añadir a algo que solo el presidente-fundador y aspirante a un eterno reconocimiento mediático en la ciudad, se negaba a admitir por mucho que le llegasen quejas de todas las esferas posibles. Pero Mike Hansen tampoco tiene mucho más, es muy justito.  Me da mucha pena que este periplo se haya llevado por delante a personas apasionadas por el baloncesto y Valladolid, profesionales y directivos totalmente altruistas que asumieron una labor callada para sacar adelante un proyecto que, el algodón no engaña, fue auténtico desastre. Por entonces solo había una opinión única y el resto, simplemente, se despreciaban. 

 

No, no deseo ningún mal al CBC Valladolid. Es más, tengo un profundo respeto, cariño y admiración personal por Paco García. Como a mí en el periodismo, desde muy joven le movía la pasión por el baloncesto y luchó sin desmayo por convertirse en entrenador profesional. He podido vivir junto a él muchos de esos momentos; periplos que le llevaron entre otros lugares a Murcia, Burgos o Lugo y que tuve la suerte de compartir en primera persona. Es más, Paco García es la piedra angular para que este castillo de naipes no se derrumbe. Pero que nadie se confunda. Paco no es eterno y no puede asociarse un proyecto a la figura de una persona. Sería un tremendo error.

 

Sobre Javier Casado se podrían escribir novelas enteras. Bastaría con preguntar en el sector de la automoción para conseguir al detalle un perfil del personaje que pretendía limpiar su imagen como impulsor del nuevo baloncesto en Valladolid o con una Fundación que ya genera más de un recelo. Pero esa es su historia que, esperemos, no arrastre a nadie por delante como ya ha ocurrido en el CBC Valladolid al que llegó para lucir y lucirse. Podría contar las maniobras que Casado ha intentado conmigo, pero me da mucha pereza dedicar tiempo a este farsante de teatro que quería representar un papel de protagonista en un teatro secundado por un apuntador obsesionado con el cargo de presidente. Se equivocó de obra, pero la farsa continúa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: