Siluetaok honorio original

Ciudadano Descatalogado

Honorio Cardoso
El blog en Tribuna de Salamanca de Honorio Cardoso

Mañueco, el medallón y la prensa alguacilera

Medall%c3%b3n,%20franco,%20salamanca,%20ma%c3%b1ueco detail

Al parecer, el 9 de junio desaparecerá definitivamente el indigno medallón que pretendió “glorificar” al general Franco entre las arcadas de la Plaza Mayor: durante casi 80 años el núcleo de la vida salmantina se ha desenvuelto a la sombra de su imagen impuesta.

La Dictadura franquista fue el resultado de un golpe de estado fracasado, pero transformado en Guerra Civil por sus inspiradores como única forma de salvar su pellejo y cuyo triunfo es indisociable de la emergencia de los fascismos europeos y de la interesada “política de avestruz” de ciertos dirigentes de las democracias liberales de los años treinta. La centralidad del anticomunismo en la configuración de las relaciones internacionales (guerra fría) de mediados del siglo pasado prolongó la existencia del Régimen, intubado por las exigencias del realismo geoestratégico estadounidense.

Ahora, que la efigie del rufián golpista va a desaparecer, hemos tenido que volver a leer y escuchar voces locales que descalifican a quienes convocamos el acto del pasado 28 de mayo. “Los halagos” que se nos han dedicado abarcan desde el revanchismo al de despreocupados por las guarderías, pasando por el de leninistas o malversadores de dineros públicos. Todo sirve para descalificar un acto de celebración por una sentencia (la que exige la retirada del símbolo fascista) acorde con las exigencias planteadas por el relator especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en relación con la promoción de verdad, justicia y reparación, sobre las graves violaciones a los Derechos Humanos cometidas durante la Guerra Civil y la Dictadura franquista. Sobre esas bases se ha guiado la actuación de la Comisión Ciudadana y con esos valores se acordó la redacción del Manifiesto convocante.

Nos guste o no, existe en una parte de la sociedad española una reacción a enfrentarse al pasado traumático que la irrupción y permanencia del franquismo supuso en la Historia de España. Gentes que reconocen sin problemas que Hitler -también, Stalin- fue un criminal, o Mussolini un payaso autócrata pero que no soportan que pueda calificarse al franquismo como régimen criminal. Semejante ensoñación ni es “objetiva”, ni es “natural” sino el resultado de la elaboración de un pasado fabricado por unas élites interesadas que pretenden distorsionarlo para, probablemente, exculpar sus responsabilidades, aunque, sobre todo, para justificar el presente incuestionable como decantación y superación del anteayer incómodo y brutal. Se trata de no cuestionar el feliz relato articulado en el respeto al “dictador benévolo” que nos salvó de los desastres republicanos y que, a fin de cuentas, posibilitó la Monarquía con la que quiere identificarse la democracia.

Precisamente por ello la prensa alguacilera y el Sr. Alcalde han pretendido, primero, boicotear el acto del día 28 y, después, descalificarlo. Éste negándose a aceptar la solicitud de presidir institucionalmente la fiesta cívica que se le presentó. Aquella ignorando durante los meses anteriores la convocatoria, y cuando se ha celebrado destacando como lo más significativo la presencia de una bandera republicana con la imagen de Lenin. Demostrando, una vez más, que no se entera y haciendo bueno también, una vez más, aquello de cuando el dedo señala la luna el imbécil mira el dedo. Ni una sola de las razones esgrimidas en el transcurso del acto fue recogida en su crónica y, como a lo largo de su historia, ha desaprovechado la ocasión para explicar a los conciudadanos, por ejemplo, un acontecimiento tan significativo de la historia de la ciudad como el Tiro de la Plaza. Ni cuando en el periódico se escribía bajo el ruido de la parafernalia falangista, ni cuando se hace con la autocomplaciente prepotencia del supuestamente periódico más leído se ha manifestado la más mínima empatía por las víctimas que vieron interrumpido su soleado paseo dominical por la irrupción en la Plaza de la fuerza golpista. Aunque como es sabido para los adalides de las víctimas, no todas merecen el mismo respeto.

Es conocido que entre las funciones del alguacil está la de dar difusión a las órdenes de quien manda o la de prestar servicios de apoyo a la autoridad competente. La primera, como ya se señaló, fue realizada minimizando y distorsionando el sentido y significado del acto ciudadano por la retirada del medallón. Cumplieron con la segunda dando alimentación ¿argumentativa? a quien del gobierno municipal le tocase valorarlo ante la prensa. Y, casualidad de las casualidades, la china le tocó a D. Alfonso Fernández Mañueco. El Sr. Alcalde, ni corto ni perezoso y con esa cara de ministro franquista que se gasta, cumplió a la perfección con el guion establecido y “gomitó” la papilla, que se había tragado el recorte de prensa, sin apenas pestañear.

  1. dos cositas. Algunas voces han protestado porque la retirada del medallón vaya a cargo del erario público. En aras de la transparencia le sugeriría a D. Alfonso que volviera a hacer públicos los costes pero, ahora, acompañados del montante que supone la inserción de anuncios festivos en las páginas alguacileras. También le recordaría al Sr. Alcalde que, como el Profesor Infante recordó en un artículo, “la capacidad de homenajear a Franco por parte de los concejales salmantinos no tenía límites” y, en consecuencia, quedan pendientes de revisar espacios y menciones honoríficas.

 

Comentarios

Exiliado 30/08/2017 08:20 #3
Un articulo con un claro estilo tabernario.
Una duda 12/07/2017 10:56 #2
Con prensa aguacilera, se refiere a los que no sacan noticias de algún escándalo, por unos buenos anuncios a toda página?? Por que, por mucho comunicado de defensa de la minera australiana, no se ven las noticias de, alcaldes de la zona en contra de la mina, Comisión Europea investigando su falta de permisos, paralización de la obra por carencia de permisos, reconocimiento del gobierno de la carencia de un estudio del Carlos III, amenazas sufridas por los vecinos, para obligarles a vender sus tierras, agricultores, ganaderos y balneario, que verán afectados sus medios de vida.........nada, aquí solo comunicados de defensa de lo "natural y sano" que es el uranio, pero ninguna noticia que pueda dar mala imagen a este atentado contra la salud y el medio ambiente. A eso se refiere con prensa aguacilera?? El estudio de Oxford, también lo ve, por eso coloca a la prensa española, como la menos fiable de Europa.
Luis 07/06/2017 10:15 #1
Curiosamente, leyendo Tribuna de Burgos me encuentro con este artículo, de la ciudad de Salamanca en la que actualmente resido. Me chocan las palabras del último párrafo "y con esa cara de ministro franquista que se gasta". Dentro de mi asombro, me alegra leer algo así, porque así me resulta mucho más fácil no tener en cuenta nada de lo que he leído antes. Son precisamente frases como esa, sin ningún tipo de rigor, las que terminan haciendo que las heridas no se cierren. ¿Acaso algunos tenemos cara de ministros franquistas? ¿La del autor del artículo de qué es? ¿De adaliz de la libertad y la justicia? Fíjese que yo soy votante de izquierdas, desde que cumplí los 18 y pude votar por primera vez en unas elecciones europeas, pero no soy amigo de frases como la que cito. Ni de banderas republicanas ni comunistas. Hay quien quiere cerrar heridas, pero pasando por encima de los que creen que son los "herederos" de aquellos golpistas. Y así mal nos va a ir siempre. Que hay que quitar el medallón, sí. Que hay que usar cada vez que aparece Franco para atacar a los de derechas, no. Porque a veces se puede caer en conflictos, como que todos esos que se manifiestan con las banderas republicanas, luego cuando hay que hablar de ETA parace que llevan a cabo esa "política de avestruz" que a otros critican. Cuando quiten el medallón, ya veremos qué otra cosa encuentran para criticar y odiar y lanzar pintura, porque mucha de la gente que se horroriza con aquellos odios, hace su modo de vida el odio y el enfrentamiento, el anti-loquesea. Un saludo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: