Andres macario silueta2 original

CEO Digital

Andrés Macario
Blog sobre transformación digital de Andrés Macario

El poder reside en el algoritmo

Algoritmo blog macario detail

En el mercado libre el consumidor decide lo que compra. La libre competencia favorece la prevalencia de la mejor opción para el consumidor. Con la llegada de internet, el consumidor tiene toda la información y por tanto más capacidad para decidir e influir en la oferta. Pero, ¿qué sucede cuando la información es inabarcable? ¿Qué pasa cuando el sistema es tan complejo que dependemos de la respuesta de un tercero? Quizá tenemos que empezar a hablar de “algoricracia”, el poder del algoritmo.

 

 

La estadística está detrás de cualquier fenómeno natural y social, aunque no seamos conscientes. Los algoritmos se han aplicado desde los inicios del comercio y han sobrevivido hasta los albores del siglo XXI con sencillas fórmulas como descuentos por volumen de compra. Sin embargo, al globalizarse el mercado a través de internet, surge el big data en todos los ámbitos. El usuario cree tener toda la información pero alguien, desde la trastienda, decide qué debe ver primero. No directamente pero sí a través del diseño de un complejo algoritmo. Los algoritmos son desconocidos e impenetrables para los usuarios. La sociedad aún no ha reaccionado a este fenómeno por lo que tampoco están regulados. Hay quien empieza hablar de una caja negra.

 

Hoy no concebiríamos consumir un producto sin conocer sus ingredientes. Sin necesidad de ser nutricionistas, y poniendo un poco de interés, podemos tener una idea del producto que nuestras enzimas se van a encargar de metabolizar. Sin embargo, consumimos cada vez más servicios que dependen de un algoritmo del que ni siquiera se nos ha prevenido. Se nos presenta el resultado del mismo como producto que no tenemos más opción que digerir. Nadie duda de los beneficios de la economía digital para el consumidor y el big data es un facilitador de soluciones idóneas para cada usuario, sea en el campo de salud como en el del consumo o el entretenimiento. Por eso, si se trata de centrarse en el cliente y de que éste tenga la última palabra, es hora de hacer más transparentes los algoritmos y parametrizables al gusto de cada uno.

 

Anchos son los campos en los que nos vemos afectados por un algoritmo. Desde la calificación para un préstamo hasta los contenidos que vemos en nuestro Facebook. Las variables y ponderaciones que componen las ecuaciones que los sustentan son secretos para la gran mayoría. Sus efectos, no obstante, son notorios. Un gigante como Amazon, con 300 millones de clientes activos y 100 mil millones de ingresos anuales, probablemente tenga más información de ciudadanos que la mayoría de los gobiernos del mundo. El gigante de las compras –que combina la venta de sus productos con los de otras empresas que ubican la tienda en su marketplace- puede hacer que un negocio prospere o se hunda para siempre. ¿Es el consumidor y sólo el consumidor quien decide? ¿O es el algoritmo el que manda?

 

Según una publicación de ProPublica, Amazon prima la aparición de sus productos sobre otros que pueden resultar más baratos. Este medio dedicado al periodismo de investigación hizo un test con 250 productos de entre los más populares en el marketplace de Amazon y constató que sus algoritmos favorecían, junto con sus propios productos, los de empresas que pagan el servicio completo para estar en la tienda (un porcentaje de comisión adicional por encargarse del almacenamiento y la entrega). Por supuesto que el gigante de las ventas online ha de mirar por su rentabilidad. Sin embargo esta práctica contrasta con su posicionamiento como la empresa del mundo que más se centra en el cliente y el usuario confía en recibir siempre la mejor opción.

 

Los marketplaces son una buena opción para arrancar en el mundo online o dar el paso a la venta internacional. Pero puede que no sea buena idea depender totalmente de estos mercadillos virtuales. Algunas pequeñas tiendas se han aventurado y han descubierto que pueden centrarse en fabricar, dejar lo demás en manos de los marketplaces y multiplicar sus ventas por dos dígitos. Pero estos marketplaces tendrán cada vez más fabricantes dispuestos a exponer sus productos. ¿Qué ocurrirá cuando todos los comercios estén online? Ganarse la confianza de los clientes y posicionar la propia marca será la única ventaja sostenible, independientemente del canal.

 

SOBRE EL AUTOR

 

Andrés Macario Gañán es el director general de Vacolba, partner de negocio orientado a la venta en el entorno digital. La clave de su éxito es el foco en resultados, la excelencia en el desempeño y la flexibilidad en la implementación. Ofrece una solución llave en mano, acercándose al usuario final a través de profesionales especialistas en ventas de calidad.

 

Vacolba nació para ayudar a las empresas a impulsar sus ventas en el nuevo entorno digital y se ha consolidado como partner de importantes marcas como Movistar, Vodafone, Adeslas, Sanitas y Tyco.

 

Andrés está muy presente en el mundo digital a través de su blog andresmacario.com y su cuenta en Twitter @andresmacariog donde ofrece consejos para la transformación digital de las organizaciones y pautas para ser CEO digital. Además escribe en blogs como CEO digital en Tribuna, ‘Con Tu Negocio’, ‘TICs y Formación’ o ‘PuroMarketing’.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: