Josealbertogonzalez original

A las duras y a las maduras

José Alberto González
Blog sobre actualidad, política y otros menesteres.

La herencia de Gacía Sierra

Lo de la herencia recibida, además de populista, retóricamente obsoleto y manifiestamente ineficaz, se está convirtiendo en el peor ejemplo de lo cutre que puede ser la política cuando quien la interpreta sufre una insoportable incapacidad para la gestión pública. Las diputaciones han sido puestas como ejemplo perfecto de cómo construir un nido repleto de ese tipo de incapaces, y la de Salamanca no escapa a ello.

El último episodio, más bochornoso si cabe porque el interfecto que aludió a la dichosa herencia lo hizo vía nota de prensa (ni siquiera tiene ya el valor de enfrentarse a cámaras y micrófonos), lo ha protagonizado esta semana Carlos García Sierra, vicepresidente de la Diputación, tesorero del PP de Salamanca y quién sabe cuantas cosas más. Denuncia el PSOE que durante los últimos 18 años, en los que en la Diputación han gobernado ininterrumpidamente los populares, se han dejado de cobrar cerca de 400.000 euros del cánon de explotación del muelle de Vega Terrón, y lo único que se le ocurre decir al tal García Sierra es que la culpa es del PSOE "que llega mal y tarde"Convendrán conmigo en que, como salida al paso de la denuncia socialista, no tiene ni un pase, por mucho que la cosa te pillara de sorpresa.

 

El muelle de Vega Terrón ha dependido política y administrativamente de los gobiernos de Alfonso Fernández Mañueco, Manuel Velasco, Isabel Jiménez y el actual presidente de La Salina, Javier Iglesias. Desde 1997 un conglomerado de empresas desarrolla su gestión, con escaso éxito, todo hay que decirlo, y a cambio de la concesión debe aportar un canon anual a las arcas provinciales. Hasta ahí todo bien, vamos, todo normal. La sorpresa llega cuando se descubre el pastel y se denuncia que ese canon nunca se ha cobrado, y lo que es peor, sólo se le pueden reclamar a la empresa las cantidades correspondientes a los últimos cuatro años. Toda la deuda anterior ha prescrito y se da por perdida. Alrededor de 400.000 euros, según el PSOE, que los salmantinos nunca veremos y que, obviamente, han salido de nuestros bolsillos estos años para cubrir ese déficit en el cuadre de cuentas del presupuesto provincial. Toda una alegría dados los tiempos que corren.

 

Y García Sierra queda retratado definitivamente como el más incapaz de todos los diputados de Fomento que se recuerdan en La Salina. Sí, el mismo que, según la versión que dio Javier Iglesias, su presidente, se dio cuenta 7 años después de  que en su delegación sucedían cosas extrañas respecto a los contratos de obras que pasaban por las manos del amigo de Fernández Mañueco, el funcionario Borrego. El mismo que junto con su jefe decidió que como el PSOE los tenía acorralados con este asunto,era mejor ir a la Fiscalía con cuatro papelillos y cara de inocente a pedirle a la Justicia que les de una medalla por acudir ante ella para marear la perdiz con un tema que, no lo duden, va a concluir en sentencia firme y ejemplar.

 

Este gestor de altura, que maneja los dineros del PP desde hace unos años (sí, esos mismos que según los papeles publicados por El País contenían anotaciones de cajas 'b' y pagos y donaciones ilegales de empresas), se está viendo tan embadurnado de 'porquería política', que ha decidido esconderse en los sótanos de La Salina y no volver a salir hasta que escampe. Se le ve más horas de las normales encerrado en su despacho, cabizbajo por los pasillos, escondiendo su mirada cuando se cruza con los funcionarios, y por supuesto, ha dejado totalmente aparcada su agenda pública: no más ruedas de prensa ni apariciones públicas. Quien no tiene respuestas para las preguntas que espera suele optar por esta opción.

 

Lo peor es que, dicen las malas lenguas, todavía se ve con esperanzas de figurar en listas electorales para los próximos comicios, porque sus jefes, Iglesias y Mañueco, le han dicho que esté tranquilo, que está todo controlado. Le están haciendo creer que puede salir airoso de su paso inminente por los juzgados, y eso que hará el paseíllo varias veces en los próximos meses,y  están alimentando sus esperanzas cuando, por otro lado, todo el partido sabe ya que es un 'amortizado', y que cuanto antes se despida de sus expectativas políticas de futuro, mejor le irá. Quedan semanas, días, para ver qué pulso tiene el PP de Salamanca respecto a los casos de corrupción que se pasean por sus filas, y nadie da un duro porque la 'limpia' se realice. ¿Serán los mismos, pero con una mochila de escombros cargada a la espalda, los que intenten renovar la confianza de los salmantinos en ese partido el 24 de mayo? Cosas veredes, amigo Sancho...

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: