Silueta original

35 mm

Boris García

Del papel al celuloide. Las mejores adaptaciones cinematográficas de cómics (1)

Sin city 1 detail

Echando un vistazo rápido a la cartelera de hoy mismo se puede deducir fácilmente que el cine basado en el cómic y alrededores o en su hermana mayor, la novela gráfica –ese curioso eufemismo creado por las editoriales, supongo, para que los talluditos entrados en años no nos avergoncemos de leer tebeos a nuestra edad- está de moda y supone un porcentaje muy alto de la producción hollywoodiense en cuanto a las películas de acción se refiere.

Son malos tiempos para la fotografía

Recuerdo una conferencia a la que asistí en mis tiempos de estudiante en la que se expuso el que es, en mi opinión, el quid de la cuestión de la  fotografía de prensa actual. El ponente –del que no recuerdo el nombre y al que mi cochambrosa memoria impide la cita obligada- vino a decir que la proliferación de dispositivos de grabación audiovisual –en los móviles, en camaritas cada vez más compactas, en las tablets, hasta en las cafeteras de última generación- es la competidora inmediata y más cruel del reportero de toda la vida, aquél de la 35 mm colgada del hombro, el chaleco, el pitillo en la oreja y el instinto de cazador dispuesto para saltar en cualquier momento sobre lo noticiable.

Matar a un ruiseñor

Matar a un ruisenor 1962 1 detail

La infancia es lo más cercano al paraíso terrenal que el hombre puede habitar. El lugar de la inocencia, de la libertad del presente, de la ausencia de prejuicios intelectuales o morales.

Guerra mundial Z

Guerra mundial z 991070040 large detail

A partir de que George A. Romero inaugurara el género zombi con La noche de los muertos vivientes, en 1968, han sido innumerables las creaciones y recreaciones de éste, instaurándose con derecho propio como uno de los bastiones temáticos no sólo del cine de terror, sino del cine con mayúsculas.

Reality bites

Reality 2 detail

Reality bites es una película dirigida por Ben Stiller y protagonizada por Ethan Hawke y Winona Rider, allá por el año 1994, cuando las carreras de la pareja de intérpretes  pasaban por mejores tiempos que los actuales. Más allá del anodino pero angelical atractivo de la actriz –siempre fue santa de mi devoción, la verdad-  y de un tono ligero de comedia romántica, fácil de digerir, el único mérito del filme consiste en el reflejo más o menos acertado de la juventud norteamericana de clase media de la época –veinteañeros, en concreto-, que Douglas Coupland definió en su novela homónima con el término de Generación X.

Sam Peckinpah y la épica del perdedor

Imgthe wild bunch2 detail

Todo país necesita su propia épica. El crisol en el que se funde una identidad nacional; el espejo estético en el que los ciudadanos puedan reconocerse a través de un  mito fundacional que refleje  los valores de la tierra que habitan. Los Estados Unidos, como el último de los imperios, se valió de una de las artes más jóvenes, el cine, nacida en el preámbulo de su siglo de gloria, el XX, y de un género que le es tan propio como el mismísimo Cañón del Colorado; el western, claro.

Televisión versus cine

The sopranos the sopranos 41392 1024 768 detail

Navegando por Internet esta semana, por las páginas de este diario, en concreto, me topé con la noticia de que la WGA –el sindicato de guionistas estadounidenses- había dado a conocer una lista con las 101 series mejor escritas de la historia de la televisión americana, cuyo primer puesto está ocupado por la extraordinaria serie de la HBO Los Soprano.

Vivian Maier, la fotógrafa niñera

Vivan detail

Ésta es una de las más de 100.000 fotografías con las que John Maloof, ahora archivista de la obra de la fotógrafa norteamericana, se topó en una pequeña subasta de Chicago en el 2007, pagando apenas 400 dólares,  en una de esas casualidades que parecen más propias de la ficción que de la realidad.

Alfredo Landa. Se van los mejores y nos quedamos el resto

Landa detail

Aunque sea una afirmación repetida casi hasta la saciedad en los últimos días no deja de ser la verdad; la muerte de Alfredo Landa es, prácticamente, el punto y  final del reciente e inevitable reguero de necrológicas de la vieja guardia del cine español.