Las orillas del Pisuerga, blancas y violeta