El parque de La Alamedilla de Salamanca, congelado