El campo de Salamanca, helado