¿Quitarían los vallisoletanos la religión de los colegios?