Pasajeros al tren de la tapa: la gastronomía de Valladolid, a toda máquina