Martes y trece... ¿son superticiosos los vallisoletanos?