La Plaza Mayor de Valladolid se convierte en un torbellino de color, diversión... y alcohol