El suelo de la Catedral de Valladolid clama al cielo por ayuda divina... o no tan divina