El bloqueo político indigna y asusta a los vallisoletanos