Los vecinos de la discoteca Mambo, aliviados ante su posible cierre