Javier Ares, la pasión del deporte en una voz inconfundible