Martín Mesonero sobre la dimisión de Jesús Terciado