Manu Dávila, el ingeniero de las ondas musicales que encontró su hueco en Valladolid