La patata, cara para los salmantinos