Los vallisoletanos, tocados pero con esperanzas para el deporte de élite de la ciudad