El Cristo Yacente se queda en casa; la procesión tuvo que realizarse en el Real Convento