Una ola de calor llega a Valladolid con máximas de treinta y cinco grados