Ray Harryhausen con la maqueta de uno de sus dinosaurios