La catedral fue testigo del más emotivo de los "encuentros"