La ficha amarilla de Parchís, conejita Playboy