Santiago Posteguillo desvela en Ávila algunos de los enigmas literarios más sorprendentes de la historia