Ante la necesidad de nuevas elecciones, ¿tiene sentido otra campaña electoral?