Zamora, Salamanca y Portugal mantienen su alianza para la conservación del Parque Natural de Arribes del Duero

La Junta Rectora del Parque se ha reunido esta mañana para abordar la memoria de actividades desarrolladas durante el año 2013.

La Junta Rectora del Parque Natural “Arribes del Duero”, reunida esta mañana en la Casa del Parque de Fermoselle bajo la presidencia del delegado territorial de la Junta en Zamora, Alberto Castro, ha tratado entre otros asuntos la memoria de actividades del Parque en Zamora y Salamanca durante el año 2013, en la que se estima que el número de personas que recibe este espacio natural anualmente supera las 130.000, así como las actuaciones a desarrollar en el presente ejercicio.

 

El delegado de la Junta en Zamora ha destacado que “el parque Natural Arribes del Duero se ha consolidado como figura de proyección medioambiental transfronteriza gracias a la cooperación entre la Junta de Castilla y León y Portugal”. Alberto Castro también ha querido reconocer a los habitantes de la zona “su esfuerzo por mantener y comunicar los excepcionales valores naturales y culturales que se han fraguado en un paisaje único y emblemático”. Además, ha señalado que “la Consejería de Fomento y Medio Ambiente continúa con la labor de potenciar y proteger este espacio natural, destinando 617.000 euros para el funcionamiento, mejoras y actividades en el Parque, de los que casi 350.000 euros corresponden a la gestión y mejora del medio natural”.

 

Por otra parte, el responsable de la Junta en Zamora ha agradecido “la excelente colaboración de los vecinos en los incendios acaecidos el pasado verano en el Parque Natural Arribes del Duero, tanto en la zona de Zamora como en la de Salamanca, así como a los efectivos de extinción de incendios portugueses”.

 

Memoria

La actividad del Parque Natural Arribes del Duero se centró el año pasado en las obras realizadas de mejora de la accesibilidad a algunos de los lugares más emblemáticos del Parque Natural, así como las labores de recuperación del patrimonio, podas y desbroces de vegetación seca o invasiva, limpieza de fuentes y abrevaderos, recogida de residuos, etc. Desde la creación del Parque Natural Arribes del Duero, se continúa llevando a cabo una importante tarea de divulgación con el fin de trasmitir el respeto necesario a los valores del Parque y a las personas que viven en él y para conseguir hacer partícipes a los visitantes de su conservación. Con esta intención, se han realizado actividades tales como conferencias, talleres, exposiciones, seminarios, visitas para escolares, voluntariado ambiental, proyecciones audiovisuales, presentaciones de libros, rutas, salidas al campo y plantaciones de árboles, arbustos y huertos, entre otras. En esta línea de actuación, también destacan, por un lado, el material impreso sobre el Parque que edita la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, y, por otro, el diseño de señales informativas en diferentes formatos primando el acceso a otros colectivos, como es el caso de los invidentes, que se han instalado en 2013.

 

Las actuaciones de conservación de este entorno natural están relacionadas con el seguimiento de especies protegidas en la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y Áreas Críticas de Cigüeña Negra así como con las acciones y medidas necesarias para garantizar sus poblaciones y hábitats. El carácter fronterizo del territorio implica la estrecha colaboración con Portugal en muchos aspectos como el manejo de especies amenazadas, censo, seguimiento de las poblaciones de águila perdicera, águila real, buitre común, cigüeña negra, alimoche y halcón peregrino entre otras. También hay que mencionar los esfuerzos realizados en la revisión y corrección de tendidos eléctricos con el fin de minimizar la mortalidad de aves por esta causa, así como el mantenimiento de los muladares existentes para mejorar los recursos nutricionales de las aves necrófagas.

 

Además, fruto de la colaboración con universidades y centros de investigación, la Universidad de Salamanca ha participado en dos importantes estudios, uno de carácter botánico sobre la microrreserva de flora propuesta en la Playa del Rostro y otro acerca de la comunidad de herpetos y mamíferos en Arribes del Duero.

 

Respecto a la restauración del medio natural y gestión forestal, se han realizado actuaciones en los montes de utilidad pública por parte de las secciones territoriales, se han puesto en marcha ayudas a la recuperación del potencial forestal e implantación de medidas preventivas y se han realizado trabajos enmarcados en los Proyectos FEDER de Gestión Forestal en Red Natura 2000 que tiene como fin la conservación, defensa y recuperación de dehesas, especies y hábitats de interés comunitario. Entre ellos destacan las labores selvícolas, la plantación de árboles, la mejora de masas forestales y la eliminación de especies arbóreas invasoras. Por último, se ha apostado por el mantenimiento y mejora de ciertos ejemplares incluidos en el listado de árboles singulares del Espacio Natural.

 

Igualmente cabe destacar que 15 empresas del Parque Natural de Arribes del Duero cuentan con el distintivo “Marca Natural”, un número muy importante dentro del total regional. “Marca Natural” está promovida por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y su fin es fin identificar los productos que procedan de un Espacio Natural Protegido castellanoleonés. 

 

Casas del Parque

Se estima que el balance de visitantes anual del Parque Natural de Arribes del Duero y su zona de influencia es de más de 130.000 personas. Un importante número de estos turistas se acercan a conocer las Casas del Parque, un total de 18.881 personas en el año 2013, de los que 5.471 visitaron la Casa del Parque de Salamanca y 13.410 la de Zamora.

 

En Zamora, la Casa del Parque se ubica en el “Convento de San Francisco” de la localidad de Fermoselle,  en una plataforma natural elevada frente al núcleo principal de la villa. Este convento fue fundado hacia 1730 siguiendo la regla de los franciscanos descalzos y presenta como singularidad el uso como iglesia propia de la conocida como “San Juan”, “San Francisco” y más popularmente “Virgen de la Bandera”, de forma que al primitivo templo tardorrománico se le adosa el sobrio conjunto conventual barroco. El  “Convento de San Francisco” funciona como Casa del Parque desde 2006.

 

En la parte salmantina, la Casa del Parque se ubica en el “Torreón de Sobradillo”, la torre del homenaje de una antigua fortificación en el pueblo de Sobradillo. Esta histórica torre forma parte del conjunto de construcciones de defensa de la Raya Hispano-Portuguesa. En el año 2003 se restauró a través de un taller de empleo en el que se recuperaron los muros exteriores y almenas. Posteriormente se dotó de paneles, elementos interpretativos y mobiliario sobre los Recursos Naturales y Culturales del Parque Natural Arribes del Duero. La Casa del Parque Natural fue ampliada en 2010 con otra nueva construcción en la misma plaza del castillo, con instalaciones modernas donde ubicar la recepción, sala de exposiciones, sala de audiovisuales, centro de información y documentación ambiental, biblioteca y zona de trabajo de los monitores.

 

Por su ubicación y calidad, ambas Casas del Parque son un referente para los visitantes de Arribes puesto que en ellas pueden encontrar toda la información necesaria para conocer la zona. Para hacer llegar las Casas a todo el territorio del Parque Natural y dinamizar más esta presencia, se han propuesto nuevas ideas de actividades que se harán llegar a todos los municipios en los próximos días.