Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Y como (casi) siempre, Messi

El FC Barcelona remonta un gol del 'niño' Torres gracias a la salida de Messi que decidió una vez más el partido y le dio tres puntos a los de Luis Enrique.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Gabi (Vietto, min.81), Tiago; Óliver Torres (Yannick Carrasco, min. 59), Koke; Griezmann y Fernando Torres (Jackson Martínez, min.61).

  

FC BARCELONA: Ter Stegen; Sergi Roberto, Vermaelen (Mathieu, min.27), Mascherano, Jordi Alba; Busquets, Iniesta, Rakitic (Leo Messi, min.59); Rafinha, Neymar y Luis Suárez.

 

GOLES:

 

   1 - 0, min.52, Fernando Torres.

   1 - 1, min.55, Neymar.

   1 - 2, min.77, Messi.

 

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Óliver Torres (min.17), Filipe Luis (min.42) en el Atlético de Madrid. Y en el Barcelona a Andrés Iniesta (min.43).

 

ESTADIO: Vicente Calderón. Lleno.

El FC Barcelona ha conseguido este sábado en la tercera jornada de la Liga BBVA una victoria (1-2) de postín al remontar el partido contra el Atlético de Madrid, que se adelantó por medio de Fernando Torres, en un ejercicio de fe en la búsqueda de huecos donde no los había protagonizado por el brasileño Neymar, que limpió las telarañas con un libre directo, y por el argentino Leo Messi, que arrancó desde el banquillo para acabar dedicando el gol del triunfo a su segundo hijo.

  

Necesitó 'La Pulga', sin entrenamientos previos por su viaje con la selección a tierras norteamericanas, media hora saliendo desde el banquillo para dictar sentencia al Atlético de Madrid, que soñó con los tres puntos y acabó sumergido en un baño de cruda realidad. El argentino marcó las diferencias y privó a los madrileños de continuar con su estela ganadora.

  

No tuvo oxígeno el Barça en su circulación, ahogada por el Atlético. Llegaba con facilidad al área contraria pero sin la claridad necesaria que exige crear agujeros en la línea defensiva de Simeone. Necesitó Luis Enrique a Andrés Iniesta como el hombre capacitado para encontrar los huecos. Fue el encargado de romper las costuras colchoneras filtrando por dentro un balón para Rakitic que, sin oposición alguna, se encontró con la mano dura de Jan Oblak para evitar el gol blaugrana.

  

Ni la ocasión ni la insistencia amilanaron a la entidad rojiblanca, que encontró por medio de Fernando Torres, el elegido por delante de Jackson Martínez para ejercer de socio con Antoine Griezmann, su mejor oportunidad. Robó a un impreciso Mascherano, se asoció con el francés y galopó sin éxito hasta la portería de Ter Stegen, que debutó en Liga 481 días después por la lesión de Claudio Bravo.

  

No estaba incómodo el Atlético con la superioridad manifiesta del Barcelona, que llevó el peso del partido y metía una marcha más cuando el balón llegaba a pies de Neymar o Luis Suárez. Los problemas estaban en la línea defensiva, inconsistente, donde Vermaelen dejó su puesto a Mathieu por una rotura muscular, la quinta de los culés (Bravo, Douglas, Rafinha y Busquets) en un único mes de competición.

  

El buen posicionamiento táctico del Barça, cazando todos los balones divididos y apropiándose de los balones sueltos, obligaron a Simeone corregir su sistema. Pasó a Koke al centro del campo, formando un trivote junto a Tiago y a Gabi Fernández, y mandó a Óliver Torres y a Antoine Griezmann a ocupar los costados. El Atlético ganó solidez en su entramado defensivo, obligando a su rival a circular el balón de lado a lado sin crear peligro, pero perdió potencial para pisar campo rival.

 

NEYMAR Y TORRES PONEN LA SALSA

  

Se fue al descanso el Barça merodeando el marco de Oblak. Primero fue Luis Suárez, prolongando dentro del área un balón muerto tras un saque de esquina que se estrelló contra la madera. Y por último Neymar, desaprovechando una pésima jugada de estrategia ejecutada por Koke, cuyo disparo se estrelló contra el cuerpo de José María Giménez.

  

Se encorajinó el Atleti en el segundo periodo, con un puntito más de intensidad que su rival. Presionaron en tres cuartos de campo en busca de un error en la salida natural de balón y encontraron premio. Óliver Torres robó, la puso en profundidad al hueco donde estaba Fernando Torres, que ganó en carrera a Jordi Alba para batir a Ter Stegen por el palo largo.

  

El tanto de Torres, el décimo en dieciséis encuentros contra el Barça, hizo reaccionar a los de Luis Enrique, que se metieron de lleno en el partido. Si 'El Niño' tiene a los culés como una de sus víctimas predilectas, no lo es menos Neymar. El brasileño igualó la contienda transformando de forma magistral un libre directo desde la izquierda, en el que fue sexta diana -- en once partidos -- contra los colchoneros.

 

MESSI, AL RESCATE

  

Andaba Luis Enrique en busca de un golpe de efecto y lo encontró en el banquillo, en la figura de Leo Messi. El argentino, sin entrenamientos por el viaje con la selección y la reciente paternidad de su segundo hijo, se bastó de media hora para aplicar al Barça la resiliencia que necesitaba.

  

Apareció con cuentagotas pero las veces justas para marcar diferencias. Jugando por dentro, se asoció con Luis Suárez, con el que combinó de primeras, para despojarse de la marca y encarar a Jan Oblak, al que batió por el segundo palo.

  

Lo intentó el Atleti en los minutos finales, dando entrada a un Vietto que debutó con la rojiblanca, y con un Jackson cuyo escorzo no llegó a buen puerto para evitar el undécimo encuentro de los colchoneros sin ganar al Barça en Liga y permitiendo a éstos su duodécimo partido sin perder a domicilio.