Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

Woody Allen, un genio "amante de la magia y cinéfilo empedernido" que cumple 80 años

Woody Allen en Oviedo

El director de cine Woody Allen ha cumplido 80 años y el exdirector del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, hace un retrato de este "último genio" en un repaso a sus distintas personalidades artísticas donde se puede ver a "un amante de la magia y un cinéfilo empedernido".

Grueso ha explicado que su libro 'Woody Allen. El último genio' (Plaza y Janés) surge con la idea de "mostrar una faceta desconocida" del cineasta neoyorquino, que ha llevado "un caparazón" frente a la prensa y al público en general.

"Es una persona tímida, que no es ni mucho menos accesible, pero una vez rompes ese espacio te encuentras con una persona extremadamente culta, muy afable y con una conversación muy inteligente. Todos sus estereotipos no se cumplen", ha señalado el autor, quien conoce a Allen desde la década de los 90.

Grueso recuerda esa primera vez que conoció a Allen como la película 'La rosa púrpura del Cairo', en la que el protagonista de otra cinta conseguía salir de la gran pantalla para convivir con personajes reales. "Desde que estabilizó su vida con Soon Yi, su personalidad ha evolucionado mucho: es más abierta, viaja más, muy accesible...Su mujer le ha hecho disfrutar de las cosas", ha indicado.

En su libro, Grueso desgrana diferentes personalidades del director --músico, contador de historias, cómico...-- pero, si se tuviera que quedar con una, elegiría la de mago. "Es una de sus facetas más desconocidas y su primer trabajo de hecho fue de mago. Allen ha seguido vinculado desde siempre a la magia y está siempre presente en sus películas", ha apuntado.

Asimismo, recoge anécdotas desconocidas hasta ahora, como el hecho de que el cineasta quisiera contar con Luis Buñuel para la película de Annie Hall. "Le admiraba, le envió una carta para que participara pero no tuvo respuesta", ha señalado, tras recordar que esa escena finalmente fue interpretada por Marshall McLuhan.

Otra curiosidad que rescata Grueso en su obra es la del mítico banco de la escena de Manhattan, frente al puente, una idea que salió de producción. "Es una de esas cosas fascinantes del cine, luego cuando la gente ha ido buscando ese banco no lo ha encontrado, porque solo está en la película", ha afirmado.

Preguntado sobre si hoy en día existe algún heredero del cineasta, ha rechazado esta posibilidad, a pesar de "ser muy influyente" en los trabajos de otros directores. "Quizás en Europa ha calado más, Nani Moretti...pero no creo que exista nadie con esa capacidad para crear historias", ha indicado.

Quizás por ello, entiende que el autor de 'Hannah y sus hermanas' será "eterno y dentro de 300 o 400 años aún se recordarán sus películas". "Y eso que él es extremadamente crítico y piensa que su mejor película aún está por venir", ha concluido.