Wildeboer casi saborea las medallas en los 50 espalda

El nadador español asegura que ha hecho "la carrera perfecta para este campeonato", pero se lamentó de su mala fortuna.

 El nadador español Aschwin Wildeboer ha sido cuarto en la final de los 50 metros espalda de los Mundiales de natación, que terminan este domingo en Barcelona, en una prueba en donde el oro fue para el francés Camille Lacourt.

  

Wildeboer rozó las medallas en una tremenda y rápida final en la que se quedó a cuatro centésimas de la plata, ya que Jeremy Stravius y Matthew Grevers firmaron el mismo tiempo 24.54 compartiendo el segundo metal.

  

El propio nadador español lamentó tras la carrera su mala fortuna, recordando que el estadounidense Grevers se vio favorecido muy probablemente por sus 2.03 metros de altura. El de Sabadell llegaba con el sexto mejor tiempo a la final y con mala fortuna repitió por tercera vez un cuarto puesto en un Mundial.

 

Aschwin Wildeboer ha asegurado que, con un tiempo de 24.58 segundos y a sólo 16 centésimas del oro y 4 de la plata, es un "poquito cruel" volver a ser cuarto por tercera vez consecutiva en esta prueba en unos Mundiales, pero ha asegurado irse contento por haber hecho la carrera "perfecta".

 

"Siento que he hecho la carrera perfecta para este campeonato, esta tarde. Puedo mejorar sin duda, pero esta vez poco podía hacer para mejorar este resultado. Las sensaciones al 25 metros han sido buenas, no he notado haber cometido algún error y me llevo esto, y que es mi mejor marca con bañador textil", destacó en atención a los medios.

  

El catalán lamentó que haya sido cuarto por muy poco margen pero ha recordado que "así son los 50". "Se ha visto en las otras pruebas y no iba a ser distinto en la espalda. Cuarto puesto no gusta para nada, pero es mi mejor marca con bañador textilo, mejor marca de la temporada, y hoy muy poco podía haber hecho para cambiar este resultado, solo nadar igual de bien que he hecho y esperar que alguien cometiera un pequeño error", destacó.

  

"Era muy consciente de que si a los banderines llegaba al lado del americano era muy difícil porque es un tío que mide 2,03 metros y es muy difícil ganarle en el toque, en la llegada", aseveró.

  

Eso sí, ve "un poquito cruel" ser por tercera vez cuarto en unos Mundiales en 50 espalda. "Esta vez es un poco distinto. Me hubiera querido ir de aquí con una medalla, más que a nivel personal por el público, y toda la gente que ha venido a verme. Ha sido una carrera muy bonita, he nadado bastante bien y salgo muy contento", se sinceró.

  

A partir de ahora se centrará en mejorar y llegar más fuerte a los 50 espalda. "La capacidad de recuperación es más lenta, pero aumenta fuerza. Necesitaba desconectar después de los Juegos, he probado nuevas maneras de entrenar y centrando más en los 50 que no los 100. Lástima de esta posición. Ha sido buena la actuación, salgo positivo y con las pilas bien cargadas para afrontar una nueva temporada", señaló.